DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 21 de mayo de 2017

Vive Una Vida Amado Por El Pastor. Primera Parte. De Joseph Prince

Sermón predicado el 7 de junio del 2015.



¡Alabado sea el Señor!

Es un maravilloso día este en el que estamos viviendo, un día en que Dios se está revelando más y más. Hace siglos Dios se reveló a Martin Lutero, y entonces se restauró la verdad de la justificación a través de la fe. Previo a esto, “la iglesia establecida” en aquel tiempo, no le permitía a la gente leer la Biblia. La Biblia tenía literalmente una cadena, la Biblia estaba encadenada a un podio o a un pulpito y estaba en latín, y realmente muy pocas personas entendían el latín en ese punto, y Martin Lutero fue un maravilloso erudito, él sabía hebreo, griego, latín, y era alemán. Cuando él llegó a ser un monje, leyó esa Biblia que estaba encadenada, y llegó a Romanos capitulo uno que dice que “el justo por la fe vivirá”. Es interesante que esa frase, es repetida tres veces en el Nuevo Testamento, y una vez en el Antiguo Testamento, en Habacuc de donde viene esta cita.

Un amigo mío que es pastor, dice que su Biblia novillana dice: “Aquél que es justo a través de la fe, vivirá”, así que este versículo puede verse de ambas formas. Aquel que es justo por la fe, no por sus obras, vivirá; o puede ser “el justo vivirá a través de la fe” ambas puntos o maneras de traducirla me parece que son correctas, y Martin Lutero leyó esto, y lo llamó la Reforma. Mucha gente discutió esto que Martin Lutero descubrió, y lógicamente este entendimiento venia de Dios, la reforma vino de Dios, pero si solo se hubiera quedo allí, olvidaríamos entonces que Dios siempre progresa. Proverbios dice que “la senda de los justos es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día sea perfecto”, eso es cuando lo veamos cara a cara, en otras palabras, la verdad que Dios nos está enseñando justo ahora, es mayor en relación a la revelación que se dio hace cientos de años, y se está haciendo mayor y mayor.

Hace tiempo, en algún punto, la gente no sabía que la sanidad le pertenece a los creyentes, hoy sabemos que la sanidad nos pertenece. Dios no quiere que estés enfermo, Dios quiere que estés bien, Dios quiere que tu mente esté en paz, Dios quiere que tu cuerpo tenga una salud robusta, Dios quiere que tu espíritu sea libre de la culpa y la condenación, que estés descansado y que tengas paz en ti, y Dios quiere que vivas una buena vida, Jesús vino y dijo que él había venido para que tuviéramos vida en abundancia.

Veamos esto en Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Voy a decirles algo, cuando el Señor Jesús dijo esto, y él les estaba hablando a la gente judía de su época, él les estaba hablando del ladrón, y él hablo del ladrón como algo en singular, como una expresión en singular que se refiere al diablo, y ¿qué es lo que el diablo hace? dice aquí que el diablo viene para hurtar. Cada vez que tú tienes tu gozo robado, cada vez que tienes tu salud robada, cada vez que tú tienes tus relaciones familiares o de otro tipo robadas, cada vez que tienes a tus hijos robados y tu bienestar robado, Dios nunca, nunca es el responsable de esto, repito, Dios nunca, nunca es el autor de esto. Yo no estoy de acuerdo con algunas denominaciones que dicen cosas como que el día de los milagros se acabó, no existe tal cosa como “el día de los milagros”, existe un Dios de milagros, y Él no se ha acabado todavía ¡amén!

Así que Dios quiere que sepas que Dios te quiere bien, que estés bien, Él quiere que estés saludable, Dios quiere que disfrutes lo que Jesús dijo que había venido a hacer disponible, que era la vida en abundancia. El diablo ha venido a hacer todas estas cosas, pero Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia”, en inglés dice: “Una vida más que abundante”. Repitan conmigo: Dios quiere para mí una vida más que abundante, díganlo otra vez ¡una vida más que abundante! Eso no consiste en cuánto dinero tienes, en la clase de coche que manejas o cómo es la casa donde vives, permítame decirlo de esta manera, llegas a un lugar cuando tienes esta vida abundante que dices: “¡Es tan bueno estar vivo!”, ¡esa es la vida abundante! Puede estar lloviendo allá afuera, quizá el sol es abrazador, quizá el día está lluvioso, quizá tienes un reto muy grande en tu vida, y te das cuenta obviamente que hay muchísimas cosas incorrectas allá afuera, pero en tu interior tú dices ¡qué bueno es estar vivo!, esa es la vida más que abundante, y Jesús vino para darte esa vida más que abundante ¡Alabado sea el Señor! Y noten que es el ladrón quien vine a hurtar, matar y destruir, eso es lo que dijo Jesús, y Jesús dijo: “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Así que el hombre fue creado para disfrutar la vida, el hombre fue creado para disfrutar todo lo que Dios le había provisto ¡Amén!  Y en el versículo 11:

Juan 10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

Ustedes sabrán que en muchos de los sistemas del mundo donde predican a Dios, ellos predican el sufrimiento y que debemos entregar nuestra propia vida, pero aquí dice Jesús que él ha dado su vida por las ovejas, esto es gracia, dije que esto es gracia ¡Amén!

Y cuando algo roba tu salud, roba tu gozo, tu paz o tus relaciones o tus hijos, te roba tu bienestar, ese no es Dios, es el diablo. El diablo ha manejado las cosas de tal manera que por mucho tiempo ha hecho pensar a la iglesia que es Dios quien te quita para enseñarte alguna lección, no sabemos ni cuál es la lección que quiere darnos. La gente dice que Dios hace que estés enfermo para darte una lección, y si aprendes la lección rápidamente entonces la lección va a detenerse, pero aun la gente que predica esta idea errónea de que Dios quiere que estés enfermo, cuando ellos mismos están enfermos van al médico porque quieren estar bien, obviamente, entonces están tratando de salir fuera de lo que ellos creen que es la voluntad de Dios. Así que basados en su propia teoría, ni siquiera creen eso. Nosotros como padres queremos lo mejor para nuestros hijos, ¡cuanto más nuestro Padre celestial!, Jesús dijo: “Si tú sabes cómo darles buenas cosas a tus hijos, cuanto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que se lo pidan” ¿puedo tener un gran amén?

La Palabra de Dios es la voluntad de Dios, Dios no dice Su Palabra y hace otra cosa, el hombre hace eso, pero Dios no, y Dios dijo en:



3 Juan 2: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Ahora, muchas veces cuando leemos este versículo, pensamos que solamente expresa el deseo, el corazón de Dios y eso es importante porque debes de saber que Dios quiere que estés bien, dice aquí que Dios quiere que seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como tu alma prospera. La Palabra de Dios es la voluntad de Dios, y este versículo dice más que esto. Juan le está escribiendo al amado Gayo, y él le dice expresando el deseo de Dios: “yo oro para que seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud”, él está orando para que aquel al que le está escribiendo tenga salud.

La Reina-Valera dice: “amado yo deseo”, pero en inglés dice: “yo oro” para que seas prosperado [he corroborado esto en el interlineal griego-español y debería haberse traducido “yo oro”], es lo que le escribió Juan a Gayo. Así que esto es algo que quiero enfatizar grandemente a ustedes hoy. Decimos: “bueno, si es la voluntad de Dios que yo esté saludable, si esta la voluntad de Dios, eso va a pasar”, hermano, tienes que orar para que eso ocurra. Puedes decirme: “Si es la voluntad de Dios, ¿por qué debería orar por eso?” Porque Dios lo ordenó de esa manera: que tú debes orar. Oras para que lo que sea que está en el Reino celestial, toda la suficiencia que hay ahí, venga en manifestación en este Reino ¿amén?

Normalmente estamos tan consientes del materialismo que pensamos que lo que vemos es todo lo que hay. Mucho antes que la tierra, ya existía el cielo: En el principio creó Dios los cielos y después la tierra, así que toda la suficiencia de la tierra viene de ese reino invisible. Nosotros pensamos que este es el reino real, y que lo invisible no es tan real, pero de hecho de lo invisible llegó a ser lo visible, de lo que no se veía, llego a ser lo que se ve, de lo que no es manifiesto, Dios trajo aquello que es manifiesto, y porque estamos en el reino que se ha manifestado, en el reino de los sentidos, pensamos que esto es más real, pero la Biblia dice de hecho que lo que sea que es visible es temporal ¡amén!, pero cualquier cosa que es invisible es eterna, ¿puedo tener un gran amén?

Con esto en mente, permítanme decirles esto: toda la suficiencia que necesitan está en el cielo ¡amén! Todas tus bendiciones están en el cielo, en los lugares celestiales, eso dicen las Escrituras, pero debes orar para que esas bendiciones sean manifiestas. Hay enseñanzas que dicen que si algo es la voluntad de Dios, tú no tienes que orar por eso, que se va a manifestar, eso no es verdad, porque en 3 Juan 2 dice: “amado yo oro” esta palabra orar es “euchomai”, y es literalmente una oración, “yo oro para que tú seas prosperado, y para que tengas salud como tu alma prospera”.

¿Cuánto hace que no has orado para que tu hija tenga salud?, ¿cuándo fue la última vez que oraste para que tu esposo tuviera salud? ¿cuándo fue la última vez que oraste para ser prosperado y para tener salud? y la Biblia dice que nosotros debemos orar para que esto ocurra. Otra vez, la gente dice “si es la voluntad de Dios, ¿entonces para qué oramos?, si Dios lo sabe, es la voluntad de Dios, simplemente tenemos que dar gracias y tomarlo por fe”. No amigo, escucha, hay aquí envuelta una relación con Dios.

Hay una historia en el Antiguo Testamento de los hijos de Israel justo antes de que ellos fueran llevados a la cautividad en Babilonia por el rey Nabucodonosor, y estuvieran en esclavitud por muchos años. Antes de que eso ocurriera, Dios les dijo una y otra vez que no adoraran ídolos, que no adoraran otros dioses, Él les dijo: “Yo soy su protección” y ¿sabes una cosa amigo? sin la protección de Dios estas perdido, sin la protección de Dios no importa lo listo que tú seas, no importa el nombre tan importante que tu tengas, no puedes estar en el lugar correcto en el momento correcto, ¡sólo Dios puede hacer eso por ti!, ¡dependemos tanto de Dios! No necesitamos más pruebas de la vida y de la naturaleza, como le llamamos, para saber que quizá el próximo tren que abordes o el avión que abordes, pueda ser el último. Sabemos que hay un montón de inseguridad allá afuera en el mundo. ¡Necesitamos a Dios!, y solamente Dios puede hacer que estés en el lugar correcto, en el momento correcto ¡amén!, pero Dios no va a forzar Su bendición en ti, Dios no va a forzar Su salvación en ti, Dios no va a forzar Su sanidad en ti, Su salud en ti, Dios no va a forzar Su bondad en ti. Si Dios pudiera forzarte a tomar lo que Él quiere que tomes, el mundo no estaría caído hoy, Dios hubiera detenido al primer hombre de comer aquel fruto que Él no quería que tomara ¿amén? Y ¿por qué estaba ese árbol ahí? ese árbol debía estar ahí porque le dio al hombre la libre elección, si todo en la tierra hubiera sido bueno y no hubiera habido nada malo para el hombre, no habría el ejercicio de la libre elección. Si todo hubiera sido bueno, el libre albedrío hubiera sido solo una pretensión, no podría haber ejercido la libre voluntad, si todo hubiera sido bueno a su alrededor.

Así que Dios puso un árbol ahí que no era bueno para el hombre, para que el hombre eligiera ejercer su libre voluntad y decir: “Dios porque te amo no voy a comer de ese árbol”, y el hombre falló, cayó, y a causa de esa caída el mundo está en decadencia. Antes de eso no había envejecimiento, no había enfermedad, no había padecimiento, no había muerte, pero después de esto, todo este mal cayó sobre la humanidad, todo esto no es la voluntad Dios para el hombre, Dios hizo al hombre para que viviera para siempre, para que permaneciera joven para siempre, fuerte para siempre, y para que estuviera siempre saludable. Tú puedes decirme “Pastor Prince, yo no creo en el pecado”, bueno ¿crees en la muerte? ¿has sabido de un funeral últimamente? Y ¿por qué hay funerales? ¡porque hay muerte!, y honestamente, ¿puedes aceptar esto en lo más profundo de tu corazón?, si eres realmente honesto ¿puedes aceptar a la muerte como algo parte del hombre? no, nadie en su sano juicio puede decir que si, algo en el interior del hombre nos dice que el hombre no nació para vivir de esta manera, no se supondría que deberíamos morir, ¿y saben quién piensa así? Dios.

El versículo más corto en la Biblia dice: “Jesús lloró”, y el lugar donde lo encontramos es cuando él fue al funeral de Lázaro, “Jesús lloró” ¿y por qué lloró si iba a resucitar a Lázaro de entre los muertos? ¿por qué lloró? yo creo que él lloró porque se conmovió, porque él supo que todavía iba a haber mucha gente que enfrentaría la muerte en el futuro, porque él sabía que el plan de Dios nunca era que el hombre muriera, Dios nunca quiso que el hombre envejeciera, decayera y muriera ese no era Su plan ¡amén!

Jesús nos dijo que oráramos para que la voluntad de Dios en el cielo sea hecha en la tierra, ¿hay alguna decadencia en el cielo? No, si tú tomas una flor, otra flor está en su lugar, nada muere en el cielo, no hay hospitales en el cielo, nada en el cielo envejece, nada en el cielo muere, incluso Dios mismo no es un anciano, lo llamamos Padre celestial, pero es más joven que nosotros.

La ciencia puede decirte que envejecer es parte de la vida, pero muy profundamente en nuestro corazón sabemos, que se supone que no deberíamos vivir todas estas cosas, entonces ¿por qué ocurre así? la gente relaciona la enfermedad con Dios, pero van al médico para resolver sus problemas de enfermedad, ellos saben que la enfermedad y el pecado están atados, y yo no estoy diciendo que si tú estás enfermo es a causa de tu pecado, estoy diciendo que toda enfermedad tiene que ver con el pecado de Adán. Si no hubiera habido pecado, no habría enfermedad, no habría muerte. Cuando Jesús vino a la tierra, él nos mostró lo que era la voluntad del Padre, él dijo: “el que me ha visto a mí ha visto al Padre” y él anduvo por todos lados haciendo bien, sanando a todos los oprimidos por el diablo, él abrió los ojos a los ciegos, él abrió los oídos que estaban sordos, limpió a los leprosos, resucitó a los muertos. Jesús anduvo por todos lados sanando. Esta es la voluntad de Dios y la Biblia dice en Isaías 53 que cuando él estuvo colgado en la cruz:

Isaías 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones…

Quiero detenerme aquí y decirles algo acerca de la ley de Dios. No estamos bajo la ley, estamos bajo la gracia, y la ley se trata de “ojo por ojo, diente por diente”, si no me tiras un diente yo no te tiro un diente, si le pegas a mi hijo, yo te pego a ti, la ley de hecho dice:

Éxodo 21:24-25 ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Esa es la ley, voy a decirles qué es lo que es la gracia: por su herida hemos sido curados, nuestros pecados causaron una herida en el Hijo de Dios, y él nos dio su salud. No es herida por herida, es herida por sanidad, esto va mucho más allá del entendimiento humano, esto es la gracia, ¿puedo tener un gran amén?

Ahora, el hombre puso al Hijo de Dios en la cruz, fue como decirle a Dios: “esto es lo que pensamos de ti, ¿nos diste a tu Hijo? Si, él anduvo sanando a los oprimidos, limpiando leprosos, resucitando muertos, amó a los niños, multiplicó panes y peces alimentando a más de cinco mil personas, pero mira lo que pensamos de tu Hijo, ¡lo ponemos en la cruz!”, y para ellos la cruz representaba un lugar de maldición porque estaba suspendido entre la tierra y el cielo, así que ellos pusieron al Hijo de Dios en la cruz, “aquí está Tu hijo, eso es lo que pensamos de ti”, y Dios dijo: “Bueno esto es lo que yo pienso de ustedes, voy a tomar la cruz y amarlos, y voy hacer de la cruz el lugar donde todos sus pecado terminaron cuando Jesús dijo “consumado es”.

Jesús vino para ser el Cordero de Dios, para tomar tus pecados, ¡esto es amor!, ¡esto es gracia que va mucho más allá de nuestro entendimiento! Nosotros solemos decir: “me pegas, yo te pego, y yo no me merezco esto, yo no me merezco esto otro” porque entendemos el lenguaje de la ley, pero no hemos entendido el lenguaje de la gracia: Dios tomó el acto más despreciable que el ser humano pudo hacer crucificando a Su Hijo, quién no hizo sino solamente el bien sanando a todos, Dios tomó el acto más malvado del hombre, y Él hizo de ese acto Su más grande demostración de amor, ¡este es nuestro Dios! ¿puedo tener un gran amén? esto no es religión esta es la realidad.

Así que la Biblia dice en:

Isaías 53:4-5 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

¡Por su herida fuimos nosotros curados!, ¡amén! Y puedo decirles que billones de personas desde que comenzó la historia de la iglesia, hasta hoy han sido sanadas por este versículo. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Y la palabra “curados” habla literalmente de sanidad física. No espiritualicen este versículo, está hablando literalmente de sanidad física. Escuchen, Dios puso en el cuerpo de Jesús en la cruz no solamente nuestros pecados, sino también nuestras enfermedades.

Ahora, una pregunta ¿Dios aborrece el pecado? Sí, ¿Dios ama al pecador? Sí. Es como cuando ustedes aman a alguien que tiene cáncer, el cáncer está en la persona, ustedes aman a esa persona, pero aborrecen al cáncer, el cáncer es como el pecado, ¿qué tanto aborreces al cáncer? Depende de cuánto ames a la persona. ¿Saben ustedes cuánto Dios odia el pecado? ¡Mucho! ¿por qué? Porque Él te ama mucho. El pecado está en ti, pero ¿cómo separar el pecado de la persona? la respuesta es la cruz, ¿puedo tener un gran amén? Así que en la cruz, Jesús cargó tus pecados, pero él también cargó tus enfermedades ¿me escuchan? ¡Él cargo con tus enfermedades!

Ahora, una vez más, ¿Dios aborrece el pecado? Si, ¡Dios aborrece el pecado! Debes llegar al lugar en donde sabes que Dios aborrece la enfermedad, Él odia la enfermedad por eso la puso en Jesús en la cruz. De la misma manera como Jesús cargó nuestros pecados que Dios aborrece, así Jesús cargó nuestras enfermedades que Dios aborrece. Debes llegar al punto en que sepas que Dios aborrece la enfermedad. Cuando Jesús veía una enfermedad, él no podía hacer otra cosa sino sanar. Debes saber con certeza que Dios aborrece la enfermedad.

Nosotros a veces tenemos la idea de que tenemos que persuadir a Dios para que nos sane, pensamos que Dios está allá arriba en el cielo diciendo “mmm... vamos haz tu mejor para orar, quizás hoy me decida a sanarte, quizá hoy me persuadas, quizás me convenzas, y es que la enfermedad te hace más paciente, te ayuda en el proceso que estás viviendo, vamos haz tu mejor para orar”, tenemos esta idea de Dios, es por eso que necesitamos arrepentimiento, necesitamos cambiar nuestras mentes acerca de Dios, arrepentirse es cambiar tu mente acerca de Dios. Dios aborrece la enfermedad ¿cómo lo sé? Porque la Biblia dice aquí en Isaías que el mismo cuerpo de Jesús que llevó nuestros pecados, llevó también nuestras enfermedades, y Dios aborrece el pecado por eso Él lo puso en Jesús por nosotros, y de la misma forma Dios aborrece también la enfermedad, y voy a decirles algo más: Dios aborrece la muerte, ¡Dios aborrece la muerte!, cada lágrima que has llorado por tus seres amados que se han ido, Dios la ha sentido, Dios nunca hizo al hombre para que muriera esto no debería suceder, y no seamos inmaduros para decir: ¿y porque Él no simplemente extiende Su mano y hace que todo esté bien en el mundo? Bueno, Dios puede hacer eso, ¿saben cómo podría hacer eso? Deshaciéndose de todos nosotros, de toda la humanidad, comenzando una nueva creación. Dios no tiene que ser “políticamente correcto”, Dios no tiene que impresionar a nadie, Él no tiene quiere salir en los periódicos, en revistas famosas, Él no tiene que impresionar a nadie, Él simplemente en un soplo podría terminar toda la vida aquí, pero Dios no haría eso, Dios no hace eso. Él simplemente, al hacer al hombre tuvo que darle libre elección. Dios no quería un robot, Dios le dio libre voluntad para que el tuviera la opción de elegir una elección equivocada, y el hombre la hizo, y debido a que el hombre escogió la opción equivocada y no la perfecta voluntad de Dios, Dios tuvo que permitir al hombre vivir como él eligió, y él recibió las consecuencias de haberle hecho caso al diablo, y el diablo tiene ahora el control de la tierra, porque Dios le dio al hombre le control de la tierra.

Dios hizo al hombre al final de Su suprema creación, todo en la tierra estaba listo para el hombre. Como unos nuevos padres, una pareja, que van a tener su primer bebé, ellos preparan la cuna, preparan el cuarto, preparan todo para su bebé, compran pañales y ropa, todo lo que él va a necesitar, antes de que él venga. Dios hizo todo en la tierra y creó al hombre al final, ¿por qué? Para que disfrutara todo lo que Él había hecho, y Dios le dijo: “Ten dominio sobre la tierra” y le dio al hombre la autoridad, Dios no le dijo “yo tengo el dominio”, Salmos dice que Dios le dio la tierra a los hijos de los hombres, Dios le dio la tierra al hombre, le puso la llave en su mano y le dijo: “gobierna tú”.

Ahora, un policía en el camino no tiene que llamar al ministro de transporte y preguntarle: “¿puedo detener a este tráiler?”, él perdería su trabajo pronto, él usa la autoridad que tiene y si ve algo extraño simplemente detiene a ese autobús, a ese que está circulando equivocadamente, él tiene la autoridad, y no importa que tan delgado es, que tan bajo es, la autoridad no reside en él, sino en aquél que él representa. La nación entera o a la naval o al ejercito están detrás de él.

Así que Dios le dio al hombre la autoridad, y el hombre se la dio al diablo, y cuando el hombre se la dio al diablo, Dios no podía venir y decir: “A ver diablo devuelve lo que tomaste, no deberías tenerlo”, porque eso hubiera significado que Dios nunca en realidad le había dado al hombre esa autoridad. Quienes entiende de términos legales, entienden esto, no puedo hablarlo en detalle ahora, pero Dios tuvo que buscar una forma legal de recobrar esa autoridad, y fue el diablo quien trajo enfermedad y muerte y toda clase de guerras y desastres a la humanidad, terremotos y todo ese tipo de cosas, la tierra está gimiendo y cada terremoto no es “un acto de Dios”. Algunas pólizas de seguros dicen que no se hacen responsables por ningún “acto de Dios”. Permítanme decirles esto, ningún terremoto es “un acto de Dios”, es el ladrón, el diablo, quien vino para hurtar, matar y destruir. ¿Es la tierra un lugar caído? Si. Tú no tienes que ir a la iglesia para aprender esto, la tierra es un lugar caído. ¿Es la tierra como Dios la planeo que fuera? No, ¡de ninguna forma!, el sueño de Dios para ti es una tierra llena de armonía, incluso los mosquitos deberían zumbar ♪♫ la sinfonía de Beethoven, y no deberían picarte. Pero la Biblia dice que todo cayó cuando el hombre cayó. El hombre, era el rey de la creación, y cuando él cayo, todo cayó, y la tierra comenzó a gemir, a estremecerse, todo comenzó a decaer, y todo se vuelve decadente, eso de que primero hubo un ser microscópico, que luego se hizo pez, y después tenía patas y salió de la tierra, eso significaría que hay regeneración en la tierra. De algo muy pequeño llegaría a existir algo muy complejo, pero así no fue formada la tierra. Si yo dejo mi café en mi escritorio cuando regreso ya no está más caliente, se enfría, todo en la vida se degenera, nada va de algo menor a algo más complicado o mejor.

Así que, detengámonos aquí y hagámonos una pregunta para que entendamos el plan de Dios para nosotros: el diseño de Dios para nosotros, ¿se va a cumplir en nuestras vidas?, Dios lo desea para nosotros, pero nosotros debemos querer lo que Él quiere, ¿amén? Así que dejemos de decir cosas como: “Dios quiere que tenga esta enfermedad”. Dios no va a forzar en tu vida lo que Él quiere que sea, Dios no va a forzar tu libre voluntad, y la gente puede decir “bueno ¿por qué no recibo?” bueno, tu elección debe ser la misma que la de Dios, y eso no lo determina Él.

Así que regresando a nuestro tema, Dios quiere que estés bien, Isaías 53:5 dice que por su herida fuimos nosotros curados.

La enfermedad es una consecuencia del pecado de Adán, Adán trajo todas estas cosas a la humanidad, fue un hombre que cometió traición y dio esa autoridad al diablo, así que un hombre tenía que recobrar esa autoridad, por eso vino Jesús, él es el único hombre que jamás ha pecado, y el diablo no tenía ninguna autoridad sobre él, él venció al diablo, el diablo no pudo vencerlo, él venció al diablo, y su vida perfecta, su vida sin pecado lo calificó para ser nuestro sustituto, ningún otro hombre podía morir por nosotros porque su sangre tiene también pecado. Jesús nació de una virgen, y ahora la ciencia nos ha enseñado que la madre no le da sangre al feto, la madre únicamente le da alimento al feto y la placenta toma el desecho del feto dentro de la madre, pero la sangre de ella no va dentro de la placenta del bebé, eso está probado por la ciencia.

Así que Jesús nació en Belén de una virgen, y toda su sangre vino del Padre en el cielo, él tenía una sangre sin pecado y él nació para morir. Ningún otro bebé, ninguna otra persona nació para morir, es por eso que le pusieron en un pesebre. El pesebre está hecho de una piedra, yo vi una tumba vacía en Jerusalén, y es un pesebre grande. Así que el pesebre fue una representación de que el moriría, que él había nacido para morir como el Cordero de Dios, como nuestro sustituto. ¿No es asombroso el amor de Dios? ¡nunca me canso de predicar esto! y espero que nunca se cansen de escucharlo y de seguir disfrutándolo.

Así que Dios quiere que estés bien, pero el que Dios te quiera bien no significa que vas a estar bien, Dios quiere tu cooperación, ora para que esto ocurra.

3 Juan 2: Amado, yo oro para que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

La palabra “como” tu alma prospera es la palabra griega “kathos”, eso quiere decir “en proporción a”. En la exacta proporción que tu alma prospera, tú vas a prosperar y a estar en salud al mismo tiempo. La palabra “prosperar” en el griego está en voz pasiva, y “que tengas salud” está en voz activa, ¿por qué estoy diciendo esto?, ustedes saben lo que es pasivo y activo, ¿no es así? Pasivo significa que tú eres aquel que recibe; activo es que tú eres aquel que da, o hace, ¿okey?

Prosperar está en voz pasiva. Muchas veces tú ves personas prosperando exteriormente en su vocación, en su negocio, en su ministerio etc., pero la salud llega a ser un reto ¿Por qué? porque aquí está en voz activa, eso quiere decir que no ocurre automáticamente, debes orar para que eso ocurra, y aun así esto no es enseñado. En el pasado, yo conocí maestros que decían: “no tienes que orar por salud, solamente ora por sanidad si estás enfermo, pero no tienes que orar por salud, porque Dios te quiere saludable”, ¡No, debes orar por salud!, esta Escritura nos dice claramente que Juan está orando por la salud de Gayo, “oro para que seas prosperado en todas las cosas y tengas salud”, ¡yo oro por todos ustedes en el nombre de Jesús!, que Dios te prospere en todo y que Dios, el Padre en el cielo, te bendiga con salud divina, ¡con salud que es divina! No la salud natural que viene del gimnasio o las dietas que comes, sino una salud divina, independientemente de todas esas cosas, que sea una salud agresiva, yo oro por esto, por cualquiera que escucha el sonido de mi voz en el nombre de Jesús, ¡Amén!

Ahora, si soy un Pastor y mi pensamiento es: “quizá Dios quiere que estés bien, quizás no, lo que sea que ha de ser, será, puedes orar, pero no sabemos si Dios te va a responder o no”, ¡no!, eso no es una voz activa. En el último sermón que yo prediqué, yo les hablé acerca de Jesús y como él les lavó los pies a sus discípulos, fue unas de las ultimas cosas que él hizo antes de ir a la cruz. Los discípulos lo vieron lavar sus pies, ¿puedo hacerles una pregunta? ¿ellos estaban sufriendo de algún padecimiento para que él les lavara los pies? ¿Era una necesidad real? ¿tenían algún tipo de dolor o enfermedad por lo que requerían que él les lavara los pies?, ¡escuchen! fue un puro acto para darles confort a sus cuerpos, fue simplemente eso, fue darles confort, no era una verdadera necesidad para ellos, piensen en esto, ellos no estaban sufriendo ninguna enfermedad, Jesús simplemente quiso confortarlos, ¡wow!, ¡qué generoso es él! ¡qué amoroso! ¡qué maravilloso Salvador tenemos! él les ministró a sus discípulos un confort físico, y pensando en la cruz, no podemos entender su sacrificio, ¡no podemos!, nuestro humano entendimiento no alcanza, ¡se requiere la luz de Dios para entender estas cosas!, por eso la gracia no es natural, la gente debe comprender esto por revelación divina todo el tiempo.

Ahora, algo más acerca de esto, dice “como tu alma prospera o está prosperando”, Juan está orando por Gayo y él seguramente sabía que Gayo estaba prosperando, porque Gayo creía el evangelio de la gracia, ¿cómo es esto?

3 Juan 3 Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad.

Dice en la última parte del versículo: “andas en la verdad” ¿saben que es caminar en la verdad? es creer el evangelio voy a probar esto, andar en la verdad es sinónimo de creer el evangelio de la gracia. ¿amén!

3ª Juan 4 No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.

Vamos a dejar esto por un momento ahora, ¿ustedes saben por qué Gayo era un hombre prospero?, porque él estaba caminando en la verdad, hay gente que es muy general y dice “caminar en la verdad significa caminar en la Palabra de Dios”, ¿Saben? yo creo en la Palabra de Dios, creo que cada palabra escrita en la Palabra fue dada por inspiración, y yo creo desde el primer versículo en Génesis, hasta el último versículo en Apocalipsis, todas esas palabras son inspiradas, pero cuando decimos que “andar en la verdad es caminar en la Palabra de Dios”, es algo muy general, porque aun la ley es la Palabra de Dios para ese entonces. Caminar en la verdad, es caminar en el evangelio de la gracia.

Vamos a un incidente en la vida de Pedro y Pablo. Sabemos muy bien que Pedro fue salvo antes que Pablo. Pedro siguió a Jesús en todo su ministerio, lo vio morir, resucitar, etc., pero el primer encuentro de Pablo con Jesús fue en aquella visión en el camino a Damasco. Pedro pasó tiempo con Jesús, dormía con él, caminaba con él, vio todos los milagros que él hizo durante todo su ministerio, ese es Pedro, Pedro fue aquel que Dios usó para llevar el evangelio a la casa de Cornelio, aquel centurión romano, y la casa entera de Cornelio fue salva, ese es Pedro. Pedro fue aquél que se puso de pie en Hechos 15 defendiendo el evangelio de la gracia, y aun así vino un tiempo en la vida de Pedro, que Pablo tuvo que reprenderlo.

Gálatas 2:11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar.

12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión.

13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.

En pocas palabras, Pablo se paró delante de Pedro y le dijo: eres un hipócrita. ¡Wow!

14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

¿Ven lo que dice el versículo 14? no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, ¡vamos! ¿qué hay de malo en una cena?, ¡es solo una cena!, ¡es sólo una cena! Bueno, Pablo no se comprometió incluso en una cena. En otras palabras, Pedro estaba comiendo tocino antes de que los judíos vinieran, y después que ellos vinieron, ya no comía más tocino, y lo que sea que fuere el evangelio, no estaba caminado de acuerdo a eso.

¿Pedro estaba conspirando para asesinar a alguien? ¿estaba robando a alguien? No, no todo este asunto se trataba ¡de una cena!, y aun así Pablo vio que no estaba caminando conforme a la verdad del evangelio. 

Gálatas 2:14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos…

¡Ahí dice que reprendió a Pedro!, ahora, la palabra griega para “rectamente”, es “orthopodeó”, de donde viene la palabra en español “ortopedia”, “orthós” significa estar recto y “poús” es de la palabra pie o caminar, “caminar rectamente” eso es lo que dice literalmente. Así que lo que ocurrió es esto ellos no estaban caminando en la verdad, no estaban caminando de acuerdo a la gracia. Proverbios dice que “El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente”. (Proverbios 2:7).

Eso era antes en la ley, y ahora en la gracia ¿qué es caminar rectamente? caminar rectamente es caminar en la gracia de Dios.

3 Juan 3 Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad, de cómo andas en la verdad.

¿Qué es caminar en la verdad? Creer el evangelio, al creer el evangelio vas a comenzar a prosperar y vas a tener salud, y debes orar, aunque esa es la voluntad de Dios debes orar.

En el Antiguo Testamento, Dios les dijo que no debían adorar ídolos, y Dios les envío profeta tras profeta, mensajero tras mensajero, para decirles que no se apartara de Él, finalmente ellos continuaron adorando a otros dioses, dejaron de adorar al Dios verdadero de Abraham y Jacob, y comenzaron a ofrecer ofrendas y sacrificios a otros dioses y no al Dios verdadero, ¿y qué fue lo que hizo Dios? Dios permitió al rey Nabucodonosor, al rey de Babilonia, llevarlos a todos ellos cautivos a Babilonia, sin embargo, Jeremías profetizo en aquel tiempo, que para ellos habría un tiempo:

Jeremías 25:11 Toda esta tierra será puesta en ruinas y en espanto; y servirán estas naciones al rey de Babilonia setenta años.

¿Cuantos años? setenta años, ese fue el tiempo límite de su cautividad, setenta años, el profeta Jeremías dijo eso:

Jeremías 29:10 Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.

Así que Dios les dijo que, después de setenta años de esclavitud en esta tierra extranjera en Babilonia, que estaba bajo el reino Nabucodonosor y de otros reyes que siguieron después de él, “yo los voy a visitar, y voy a llevar a cabo mi buena palabra en ustedes y voy a regresarlos a casa, a la tierra de Israel”. Dios dijo que los iba a traer a su tierra después de setenta años de cautividad. Así que, si esta es una promesa de Dios, ¿para qué orar?, y entre aquellos que habían sido tomados cautivos muy jóvenes estaban Daniel y sus tres amigos, ellos fueron llevados cautivos y estuvieron durante esos setenta años. Daniel debió ser entonces un hombre mayor.

Daniel 9:2 en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años.

¡Vean esto! Daniel era un profeta, Daniel fue un hombre que vio al ángel Gabriel, Daniel tuvo visiones, tenía sueños, y él aun estudiaba su Biblia, esta revelación de cuantos años ellos iban a estar en cautividad no la obtuvo de un ángel, ni de sueños, él la tuvo por medio de la Biblia. Hay muchísimas más cosas que podemos aprender cuando vamos a esta fuente de Agua Viva, a este maravilloso Libro. Entonces él vio los años en esta Escritura, y calculó cuando se terminaban, ¿y qué fue lo que él hizo? “Bueno, si Dios nos prometió que nos iba a regresar la tierra no hagamos nada”.

Daniel 9:3 Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.


Las últimas cosas mencionadas en este versículo no aplican para nosotros hoy. Pero lo que quiero apuntar aquí es que aunque él sabía que esto era la voluntad de Dios, porque Dios dijo que Él los iba a visitar y los iba a regresar a la tierra, este hombre todavía oró, así que no simplemente digas: “bueno, si es la voluntad de Dios va a ocurrir”, ¡haz oración!, ¿Cuándo fue la última vez que oraste por tu esposo para que prospere en sus negocios? ¿Para que esté en salud? yo no creo en la prosperidad cuya base es el egoísmo, donde todo se trata de “yo, y yo, y yo”, no estamos hablando de algo egoísta, pero Dios quiere que prosperemos porque un pobre no puede ayudar a otro pobre, el enfermo no puede ayudar al enfermo, solo aquel que está sano puede ayudar al enfermo, solo el que esta saludable puede visitar al enfermo.


sábado, 20 de mayo de 2017

Adora con los Salmos de David y ve muchos días buenos. De Joceph Prince


Dios les bendice amados lectores, el presente audio es parte del servicio de adoración que Joseph Prince dio en su congregación en el 2013 para comenzar el año. Pido a Dios que sea de gran bendición a sus vidas. 

En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena 



domingo, 14 de mayo de 2017

El poder de orar en lenguas. Por Joseph Prince



Los invito a escuchar la traducción simultánea que hice de la enseñanza "El poder de orar en lenguas". Es mi oración que enriquezca su caminar con Dios! Les dejo aqui las citas que cubre. Bendiciones y shalom!

En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

Lucas 22:40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.

Mateo 6:13 Y no nos metas en tentación [no nos permitas entrar o caer en tentación], mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Éxodo 2:23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre.

2:24 Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.

2:25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios.

Josué 24:14 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.

Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles (palabras que no somos capaces de decir en un lenguaje conocido).

Hechos 7:34 Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos.

Hechos 2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.

2:2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;

2:3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

2:4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. [no se refiere a hablar palabras cualesquiera, sino una proclamación que pertenecen a un digno y elevado discurso]

2:11 …les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.

“las maravillas de Dios” es usada solo una vez mas por María, la madre de Jesús, en profecía, es la palabra “megaleios”, que significa “las gloriosas perfecciones de Dios y Sus maravillosos hechos”.

Hechos 2:25 Porque David dice de él:
Veía al Señor siempre delante de mí;
Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Isaías 43:7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.

Hechos 2:26   Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua,
Y aun mi carne descansará en esperanza;

2:27 Porque no dejarás mi alma en el Hades…

Salmos 16:8 A Jehová he puesto siempre delante de mí;
Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

16:9 Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;
Mi carne también reposará confiadamente.

Correctamente traducido:

Salmos 16:9 (KJV) Por tanto, mi corazón se alegra, y mi gloria se regocija; también mi carne reposará en esperanza.

Salmos 16:9 (RVA) Alegróse por tanto mi corazón, y se gozó mi gloria: También mi carne reposará segura.

SI DESEAS MANIFESTAR EL DON DEL ESPÍRITU SANTO HABLANDO EN LENGUAS, TE HACEMOS DISPONIBLE EL LIBRO QUE MENCIONO EN ESTA ENSEÑANZA (COMO UN OBSEQUIO) ESCRÍBENOS A:  lealabibli@hotmail.com  o a mirasoloadios2@gmail.com  (FAVOR DE ELEGIR SOLO UNA DIRECCIÓN)

sábado, 13 de mayo de 2017

Cómo nos ayuda el espíritu santo. De Joseph Prince




Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

El espíritu santo no está dentro de ti para señalarte tus fallas, fastidiarte o regañarte cuando haces mal. La Palabra de Dios nos dice que él está dentro de nosotros para ayudarnos en nuestra debilidad. En las áreas donde estamos sin fuerza, él está allí para ayudarnos. Cuando no sabemos qué orar, "el espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles".

Ahora, no leas este versículo y digas: "Bueno, yo no sé por qué debo orar, y ya que el espíritu santo intercede por mí, dejaré que él ore por mí".

Si el espíritu santo, sin nuestra participación, hiciera intercesión por nosotros, ¡entonces cada cristiano viviría vidas victoriosas automáticamente! Pero sabemos que hay muchos cristianos que no parecen estar caminando en la plenitud de las bendiciones de Dios. Así que obviamente, Romanos 8:26 no está diciendo eso. ¿Qué dice entonces?

En la primera parte del versículo, la palabra "ayuda" es “sunantilambanomai” en el texto griego original. Significa "tomar fuerza o tomar parte juntos contra algo". Ahora, "juntos" significa que nuestra participación es requerida. En otras palabras, el espíritu santo “sunantilambanomai” o toma parte junto con nosotros contra el problema.

Así que si tú simplemente te sientas [y habla figurativamente], y no tomas parte del problema, el espíritu santo no tiene nada en qué "tomar parte" contigo. Si no oras, él no tiene nada qué orar. Si no dices nada, entonces, aunque él quiera orar por ti, no puede. Pero cuando liberas tu oración en lenguas, en realidad estás permitiéndole a él orar por ti. Y él tomará parte junto contigo contra el problema, y ​​hará la oración perfecta a través de ti porque "conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos" (Romanos 8:27).

Y puedes estar confiado de que cuando pides algo conforme a la voluntad de Dios, Él te oye. Y si sabes que él te oye en cualquier cosa que pidas, sabes que tienes las peticiones que le hayas hecho (1 Juan 5:14-15).



Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”

viernes, 12 de mayo de 2017

DIOS ESTÁ COMPLACIDO CONTIGO, SU AMADO. De Joseph Prince



Efesios 1:6b … [Dios] nos hizo aceptos en el Amado.

Estudios han demostrado que en el corazón de todo niño hay un clamor por la aprobación de su padre. Algo sucede cuando un padre le dice a su hijo: "Papá está tan orgulloso de ti". O cuando un padre le dice a su hija: "Siempre serás la chica favorita de papá".

Puedes ver un momento especial similar a este en la Biblia cuando Dios el Padre mostró Su aprobación por Su Hijo diciendo: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia" (Mateo 3:17). La Biblia nos muestra que el ministerio de Jesús comenzó con la aprobación del Padre, aún antes de que él hubiera hecho cualquier milagro.

Ahora, tú puedes pensar que Dios naturalmente diría eso de Jesús, pero no de nosotros. Amigo mío, la verdad es que Jesús vino por nosotros y en vez de nosotros. Él murió por nosotros y en vez de nosotros. Él recibió la aprobación del Padre por nosotros y en lugar de nosotros. Él vino como nuestro representante. ¡Y si eso no fuera suficiente, Dios nos dice en Su Palabra que somos "aceptos en el Amado"!

¿Por qué Dios dijo específicamente que somos "aceptos en el Amado" y no simplemente "aceptos en Cristo"? Creo que es porque Él está llamándonos a recordar lo que sucedió en el río Jordán, donde dijo: "Este es mi Hijo Amado, en quien tengo complacencia". Dios quiere que sepamos que somos Sus amados y que Él está muy complacido con nosotros.

Dios nos ve como Sus amados porque Él nos ha hecho aceptos en el Amado. Él quiere que despertemos todos los días sabiendo que somos Sus amados, que somos incondicionalmente amados y totalmente aprobados.

Mientras más sepamos cuán amados y atesorados somos para Dios, más podemos tener la expectativa de que sucederán cosas buenas en nuestras vidas. Podemos esperar estar sanos y plenos. Cuando nos damos cuenta de que somos el objeto del amor de Dios, en lugar de ser fácilmente asustados o amenazados por cualquier cosa o por cualquier persona, tendremos la confianza de que ganaremos todas las batallas de la vida.

Así es, amigo mío, como tu Padre celestial quiere que vivas. ¡Así que vive la vida hoy confiado en que eres el amado de Dios!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”

1 Juan 3:1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios.


Audio sugerido:

miércoles, 10 de mayo de 2017

No seas consciente del polvo. Por Joseph Prince



Lucas 13:11 y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.

Imagina estar encorvado por 18 años. Todo lo que podrías ver sería el polvo en el suelo. Ese era el problema de la mujer en Lucas 13. El polvo era todo lo que sus ojos podían ver, todo el tiempo, por todas partes donde iba, hasta que llegó a estar consciente del polvo. Gracias a Dios que ella finalmente vio los hermosos pies de Jesús, quien le trajo buenas noticias y la enderezó.

Ahora, el polvo es la comida del diablo. La Biblia nos dice que Dios maldijo al diablo para que comiera polvo todos los días de su vida (Génesis 3:14). El polvo representa la muerte (Génesis 3:19). El diablo quiere que seas como él: que caigas sobre tu pecho, te arrastres y comas polvo. Comer polvo es alimentarte de tus defectos y carencias, hasta que sientas constantemente que hay mucho en tu vida que necesitas limpiar. Puede que no estés físicamente encorvado, pero como esta mujer, llegas a estar consciente del polvo, y así la vida todos los días se vuelve una lucha.

Tener una conciencia del polvo también afecta la forma en que ves a los demás. Observas las faltas de las personas todo el tiempo. Señalas sus defectos y analizas sus fracasos pasados. Cuando estás consciente del polvo, encuentras tus relaciones robadas de paz y gozo.

Y si tú, como aquella mujer, sigues mirando el polvo, en poco tiempo, esa posición interna de conciencia del polvo se vuelve tan arraigada que te conviertes en la comida del diablo porque el polvo es lo que él come. La Palabra de Dios lo describe como un león rugiente, que anda buscando a quien devorar (1 Pedro 5: 8).

Si no quieres ser devorado por él, ¡levanta tus ojos por encima del polvo! En vez de mirar tus fracasos, mira a Cristo quien te ha librado de cada derrota. Mírate a ti mismo en la forma en que Dios lo ve: como alguien justo y santo en Cristo (Colosenses 3:12, 2 Corintios 5:21) Tú no eres polvo porque no vives en la carne ni eres de la carne, tú vives en el espíritu y eres del Espíritu (Romanos 8: 9).

Amigo mío, cuanto más te des cuenta de quién eres en Cristo, más vas a enderezarte y a andar de la manera en que Dios te ve: ¡como una nueva creación con Su autoridad y poder, y con un espíritu vencedor!

Colosenses 3:12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados...

2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.


Audio recomendado:
Sé contado entre aquellos que no pueden ser devorados. De Joseph Prince


Si recibes nuestras publicaciones por correo y no ves el enlace a Youtube, favor de entrar directamente al blog:




martes, 9 de mayo de 2017

El amigo en quien siempre puedes depender. De Joseph Prince

!Dios les bendiga! Les comparto la traducción simultanea de este breve compartir de Joseph Prince que nos habla del andar en el espíritu. !Un muy bendecido día para ustedes en el nombre de Jesucristo!

Claudia Juárez
AUDIO EN YOUTUBE:

sábado, 6 de mayo de 2017

El Año del Jubileo. Por Claudia Juárez Garbalena

AUDIO EN YOUTUBE:

En 2017 comenzará un año de Jubileo.

Levítico 25:1 Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí, diciendo:
25:2 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová.
25:3 Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos.
25:4 Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña.
25:5 Lo que de suyo naciere en tu tierra segada, no lo segarás, y las uvas de tu viñedo no vendimiarás; año de reposo será para la tierra.
25:6 Mas el descanso de la tierra te dará para comer a ti, a tu siervo, a tu sierva, a tu criado, y a tu extranjero que morare contigo;
25:7 y a tu animal, y a la bestia que hubiere en tu tierra, será todo el fruto de ella para comer. (¡Tremenda promesa de Dios!)
25:8 Y contarás siete semanas de años, siete veces siete años, de modo que los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años.
25:9 Entonces harás tocar fuertemente la trompeta en el mes séptimo a los diez días del mes; el día de la expiación haréis tocar la trompeta por toda vuestra tierra.
25:10 Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo, y volveréis cada uno a vuestra posesión, y cada cual volverá a su familia.
25:11 El año cincuenta os será jubileo; no sembraréis, ni segaréis lo que naciere de suyo en la tierra, ni vendimiaréis sus viñedos,
25:12 porque es jubileo; santo será a vosotros; el producto de la tierra comeréis.
25:13 En este año de jubileo volveréis cada uno a vuestra posesión.
25:18 Ejecutad, pues, mis estatutos y guardad mis ordenanzas, y ponedlos por obra, y habitaréis en la tierra seguros;
25:19 y la tierra dará su fruto, y comeréis hasta saciaros, y habitaréis en ella con seguridad.

25:39 Y cuando tu hermano empobreciere, estando contigo, y se vendiere a ti, no le harás servir como esclavo.
25:40 Como criado, como extranjero estará contigo; hasta el año del jubileo te servirá.
25:41 Entonces saldrá libre de tu casa; él y sus hijos consigo, y volverá a su familia, y a la posesión de sus padres se restituirá.

El Jubileo, o año del Jubileo (en hebreo, “yobel”, “bocina” o “cuerno de carnero”), es una celebración judía que debía efectuarse cada cincuenta años según la ley dada por Dios. Se debía anunciar el día diez del mes de judío Tisri, (entre septiembre/octubre), en el “Día de la expiación” (Yom Kipur), por medio de un toque de trompeta o de cuerno. Yom Kipur es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación.

Entonces, vemos que el año cincuenta, tras siete años sabáticos, se dedicaba a proclamar libertad.
El año del Jubileo se caracterizaba por lo siguiente:

1. No se debía sembrar y cosechar (Levítico 25: 11, 12). Se les permitía comer lo que la tierra diera espontáneamente. Se dejaba descansar la tierra. Dios prometió a Su pueblo que Él les proveería lo necesario para el año sabático (el cuarenta y nueve), el año del jubileo (el cincuenta) y el cincuenta y uno, cuando sembrarían de nuevo. No habría nueva cosecha sino hasta el año siguiente.

2. Devolución de las tierras a sus primeros propietarios o a sus herederos (Levítico 25:13–17, 23; 27:16–24). Los bienes raíces se consideraban inalienables (que no se podía ceder el derecho o el dominio que se tiene sobre un bien o una propiedad.), y tan solo su usufructo podía cederse durante algún tiempo: el valor de una tierra estaba determinado por el número de años que se medían entre la venta y el Año del Jubileo, porque al llegar este último, el propietario recobraría sus bienes, sin indemnización. Cada propietario recobraba las posesiones que se hubiera visto obligado a vender, hipotecar o enajenar, excepto las casas situadas dentro de ciudades amuralladas.

3. Liberación de todos los esclavos israelitas (Levítico 25:39–55), los cuales regresaban “a su familia, y a la posesión de sus padres”, con sus mujeres e hijos.

En Año del Jubileo estaba diseñado para dar a cualquier israelita la oportunidad de reconstruir su vida económica y socialmente. Era un tiempo de liberación y regocijo que Dios había planeado para Su gente.

Sin embargo, la Biblia no ofrece ninguna confirmación de la puesta en práctica del año del Jubileo. Según la tradición rabínica, no se observó después del destierro. Tampoco parece haberse observado estrictamente antes del destierro, pues de lo contrario no se explicarían las quejas de los profetas contra los acaparadores.

Entonces, el año de Jubileo se celebraba cada 50 años.

Levítico 25:10-13 El año cincuenta lo declararán ustedes año santo: será un año de liberación, y en él anunciarán libertad para todos los habitantes del país. Todo hombre volverá al seno de su familia y a la posesión de sus tierras. 11 El año cincuenta será para ustedes año de liberación, y en él no deberán sembrar, ni cortar el trigo que nazca por sí mismo, ni podar los viñedos ni recoger sus uvas, 12 porque es un año santo y de liberación para ustedes. Comerán solo lo que la tierra produzca por sí misma.
13 En este año de liberación todos ustedes volverán a tomar posesión de sus tierras.

El tema de toda la Palabra de Dios desde Génesis 3:15, hasta Apocalipsis 22:21 es CRISTO, todo el Antiguo Testamento está repleto de ilustraciones de lo que sería la vida y el ministerio del Mesías. Jesucristo cumplió la Ley de Moisés cabalmente, cada fiesta, cada celebración lo evocaban a él y a Su ministerio.

Es simplemente impresionante conocer cada vez más profundamente a nuestro Dios y Su Santa Palabra. ¡Nos deja sin palabras Su grandeza, gloria, majestuoso poder y sabiduría mientras conocemos más de cerca Sus pensamientos y designios! ¡Los trazos en Sus planes y propósitos divinos son finos y exactos, precisos y detallados! ¡Nuestro Padre es sencillamente el más dedicado Artesano, el más preciso Matemático, el más maravilloso Arquitecto!

La Palabra nos deja ver que nuestro Dios trabaja en ciclos, ciclos perfectos y precisos. Él planea y diseña tiempos y el cumplimiento de eventos. Según estudios minuciosos de las Escrituras, la verdadera fecha del nacimiento de nuestro hermoso Salvador Jesucristo fue un 1º de Tisri del calendario hebreo, en lo que hoy se considera el año nuevo judío, lo que los judíos llaman Rosh Hashaná, donde celebran, con el sonido del shofar, la Creación de la tierra y del primer Adán en “La Fiesta de las Trompetas” (Levítico 23:24). Jesucristo, el Segundo Adán, nació justamente el día que nació el Primer Adán. ¿Coincidencia?

Gálatas 4:4 Pero CUANDO VINO EL CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley…

Observemos esta sección en Mateo:

Mateo 1:17 De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce.

¡No es casualidad estas 14 generaciones entre eventos muy importantes que Dios menciona aquí en la genealogía de Jesucristo! Todo fue y es trazado por Dios a la hora de cumplir Sus propósitos. No todo lo que ocurre en la tierra es Su voluntad, pero Sus propósitos y designios se cumplen con exactitud.
Jesucristo nació “cuando vino el cumplimiento del tiempo”, nació en un día preciso, murió en un día preciso, resucitó en un día preciso. Así pues, vemos que eventos en su vida estuvieron calculados precisa y matemáticamente.

Es impresionante la “coincidencia”, el significado y representación que las fiestas judías tienen en el ministerio de nuestro Señor Jesucristo, por ejemplo, él es nuestra Pascua ya que murió exactamente el día y la hora en que se hacia el sacrificio pascual, un 14 del mes judío Nisán del año 28 d.C. (Datos extraídos del libro “Jesucristo nuestra Pascua” de V.P. Wierwille).

1 Corintios 5:7b …porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

Jesús también es nuestras primicias. En el mismo libro, “Jesucristo nuestra Pascua”, refiriéndose al día de la resurrección, dice: “La ofrenda mecida de los primeros frutos, en la cual las primicias de la cosecha de la cebada de primavera se presentaban como una ofrenda a Dios en el templo, iba a ser presentada ese mismo día. Jesucristo ahora reemplazaría esa ofrenda como la verdadera ofrenda de las primicias de los muertos”.

1 Corintios 15:20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.

1 Corintios 15:23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

Ahora, Lucas 4:16 y siguientes, hablan de la pública apertura del ministerio de Jesús en un Sabbat (sábado), esto ocurrió el día 13 del mes hebreo de Siván (equivalente a un 7 de junio), en el verano del año 27 d.C., según el libro “La armonía de los Cuatro Evangelios”.
Lo que Jesús leyó ese día fue el “Parashá” o sección de escritura correspondiente a ese Sabbat (sábado).

Lucas 4:16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.
4:17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

4:18 El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
4:19 A predicar el año agradable del Señor.
4:20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.
4:21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

¡Nuestro Señor Jesucristo parece haber proclamado un Jubileo al comienzo de su ministerio terrenal! ¡Proclamó un tiempo de liberación y restauración! ¡El vino a proclamar “el año agradable del Señor”! ¡Al nosotros comenzar a entender lo que Dios había dispuesto que debía ser un Jubileo, esto es estremecedor!

He hecho las cuentas retrocediendo al año en que Jesús comenzó su ministerio, y no parece haber coincidencia con un Jubileo, pero cabe mencionar que el calendario hebreo no es igual al nuestro, es solar y lunar, así que no tiene los días exactos del calendario gregoriano. He puesto aquí una muestra de cómo el año nuevo judío ha variado en los últimos 15 años. No puedo afirmar que el año en que comenzó Jesucristo su ministerio fuera un jubileo, pero parece él haberlo proclamado.

Otro punto, Dios hizo en siete días Su obra y reposó al séptimo día. Ordenó al hombre descansar el séptimo día, y cada siete años ordenó descansar la tierra en el año sabático. Los números en la Biblia tienen un valor y relevancia, no están puestos al azar. El número siete, significa perfección espiritual (“Los Números en la Escritura”, de E.W. Bullinger). Y no estoy hablando de la falsificación de la numerología.

Ahora, los expertos afirman que no se pueden decir con exactitud cuándo se celebra el Jubileo, pero muchas evidencias apuntan que 1917 y 1967 fueron años de Jubileo marcados por acontecimientos relevantes para los judíos.

En 1917 al acercarse el final de la Primera Guerra Mundial, el general Edmund Allenby, un británico, recuperó Jerusalén de los turcos otomanos, tomó la cuidad sin hacer un solo disparo en un acontecimiento milagroso. Este general envió vía aérea (lo cual era sumamente raro en esa época), hojas con un mensaje en arameo a los otomanos diciendo: “Salgan de Jerusalén ahora” firmado por el general Allenby. Ellos pensaron que era Alá quien les ordenaba salir de este territorio, así que simplemente lo abandonaron. Jerusalén fue devuelta entonces al mundo cristiano en ese evento. En ese momento tomó el control del territorio Gran Bretaña, pero eventualmente en 1948 la tierra fue puesta en manos de los judíos y se fundó la nación de Israel como la conocemos hoy.

En 1967, la nación de Israel enfrentó la “guerra de los seis días”. Este evento fue tremendamente importante también para ellos. Fue una guerra en que siendo muy superados en número por el enemigo, recuperaron gran parte de su territorio. Parte de su territorio les fue devuelto. Ambos eventos tuvieron que ver con lo que es un Jubileo: devolver su territorio a sus poseedores.  

Ahora, todo esto nos lleva a pensar que en el inicio del año nuevo judío, este próximo 21 de septiembre de 2017 comenzará un año de Jubileo, ¡un año de liberación! ¡De proclamación de libertad!

En el libro “Gods Final Jubilee” (“El Jubileo final de Dios”), el investigador Dan Goodwin apunta este versículo:

Génesis 6:3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años (“shanah”, “año”, “era”, o “tiempos” según la concordancia de Strong).


Hay quienes interpretan este versículo como la edad que Dios fijaría en el general para la duración de la vida del ser humano. Pero hay quienes piensan que se refiere a periodos de tiempo. Personalmente, hasta donde pude estudiar en la concordancia y otras versiones, el contexto de Génesis 6 se refiere en general a la humanidad. Nadie es poseedor de la verdad, así que ¡Pidamos a Dios sabiduría!

Como hemos dicho, los números en la Biblia tienen un significado. Según el investigador Goodwin el comienzo de este próximo año judío es muy significativo en sus números. El próximo 21 de septiembre, comenzará el año 5778 judío, y resulta que, según este investigador (y “la Biblia compañera” corrobora estos datos en su apéndice 50), desde Adán hasta hoy se cuentan 120 Jubileos (6,000 años), desde Moisés hasta hoy 70 Jubileos, y de Jesucristo hasta hoy 40 jubileos. Génesis 6:3 habla de 120 años o eras. El numero 70 habla de perfección, de que algo está completado, y el número 40 es el número de juicio. ¡Todos estos números en el mismo Jubileo!

A los diez días de que comience el año nuevo judío, habrá otra fiesta significativa: El Día de la Expiación o Yom Kippur que será el próximo 30 de septiembre. Yom Kippur es considerado el día más santo y solemne del año y finaliza con el toque de las trompetas, ese día comenzaría el próximo Jubileo.

Dan Goodwin cree, dado que es evidente en la Palabra, que Dios trabaja en ciclos exactos y perfectos, que en este año judío tan significativo existe una alta probabilidad de que Cristo regrese por su iglesia. Nadie puede decir cuándo será el Rapto o Arrebatamiento, pero es para considerar muy seriamente todas estas coincidencias. Si Cristo no regresara en el próximo año judío, de igual manera su venida debe estar muy, muy cercana.

Otro evento significativo es el siguiente. La Palabra de Dios está escrita en las estrellas:

Salmos 19:1 Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
19:2 Un día emite palabra a otro día,
Y una noche a otra noche declara sabiduría.
19:3 No hay lenguaje, ni palabras,
Ni es oída su voz.
19:4 Por toda la tierra salió su voz,
Y hasta el extremo del mundo sus palabras.

Las estrellas tienen un lenguaje que era conocido por los antiguos judíos. Este conocimiento se perdió por muchos años, y hoy se tiene noción de ello. Los sabios (mal llamados reyes magos) que visitaron a Herodes, conocían este idioma. Cuando Daniel estuvo en la cautividad en Babilonia cientos de años atrás, transmitió este conocimiento que perduró por generaciones en estos sabios. No hablamos de ninguna forma de la astrología, lo cual es una rotunda falsificación de este conocimiento divino, sino del lenguaje que tienen las estrellas.

V.P. Wierwille, en su libro titulado “Jesucristo nuestra simiente prometida”, hizo un serio y minucioso estudio sobre el nacimiento de Jesucristo. Este libro revela, a través del lenguaje astronómico de Apocalipsis 12:1, la fecha exacta del nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo: 1º de Tisri, equivalente a un 11 de septiembre del año 3 a.C.

Apocalipsis 12:1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

No puedo cubrir los detalles de este minucioso estudio, pero puedo decir que una serie de conjunciones o agrupamientos importantes de planetas ocurrieron alrededor del nacimiento de Cristo, fue así que estos estudiosos de las estrellas supieron que “un rey había nacido y vinieron a adorarle”. Bueno, ¡el próximo 23 de septiembre de 2017, ocurrirá el mismo evento astronómico registrado en Apocalipsis 12:1! ¿OTRA CASUALIDAD!!!???

No estoy dando una fecha o día para el retorno de Cristo y mucho menos para el fin del mundo, pero sí estoy apuntando todos estos eventos tan significativos. ¡Cristo está por regresar por su Iglesia! ¡Lo cual todos los creyentes anhelamos con gran fervor!

Jesús dijo en Marcos 13:32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

Pero también dijo:

Marcos 13:28 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
29 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

¡Es evidente que el tiempo está cerca! ¡Algo importante señala el Jubileo 120 desde Adán, el 70 desde Moisés cuando fue dada la Ley, y el jubileo 40 desde Cristo hasta ahora! ¡Y algo indica este evento astronómico tan relevante tan próximo al año nuevo judío!

Apocalipsis 22:20b: Amén; sí, ven, Señor Jesús.

Cuando comencé a investigar el presente estudio, parecía tener solo puntos en el aire, pero Dios en Su gracia me ha ido guiando, y Él Mismo me confirmó que el próximo 30 de septiembre, 10 de Tisri, de 2017 comenzará un año de Jubileo. La Escritura dice en 1ª  Tesalonicenses 5:21 examinadlo todo; retened lo bueno. Así que les recomiendo investigar por su cuenta, hablar con nuestro Padre a este respecto. ¡Nadie mejor que el espíritu santo para guiarnos a toda la verdad!

Ahora, el profeta Isaías, en los años 700s a.C., escribió proféticamente (y esta es la misma sección que leyó nuestro amado Jesucristo documentada en Lucas 4:16 y siguientes):

Isaías 61:1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová [me ha puesto aparte solemnemente para un oficio]; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová…

¡Él se detuvo en este punto y cerró el rollo que tenía en sus manos! ¡Su ministerio de liberación comenzó proclamado lo que parece ser un jubileo! Y esa coma, en Isaías 61:2, representa la Era de Gracia, el tiempo en que ustedes y yo vivimos. Pero vendrá un día en que se cumplirá el resto de la profecía. Los cristianos esperamos el rapto o arrebatamiento, enseguida vendrá el cumplimiento del Apocalipsis o Revelación, lo que la Biblia llama “El Día del Señor”. Al concluir el periodo de Apocalipsis, Cristo vendrá nuevamente a esta tierra con sus santos a gobernar como Rey de reyes y Señor de Señores, entonces comenzará el Reinado del Milenio, y se cumplirá el resto de esta escritura:

…y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;
61:3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
61:11 Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla, así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones.

¡Estas profecías son parte de nuestra bendita esperanza que se cumplirá en tiempos futuros! Cada persona en esta tierra tendrá la oportunidad de escuchar el evangelio de la salvación por gracia. Quienes reciban a Cristo, serán arrebatados en el rapto. Después que nos hayamos ido, la vida en esta tierra seguirá su curso y se cumplirá letra por letra lo que está profetizado en el libro de Apocalipsis. Para quienes rehúsen creer hoy, tendrán una nueva oportunidad mientras el periodo de Apocalipsis ocurra en esta tierra. Cristo también será la esperanza para aquellos que quieran creer en él en el periodo o administración de Apocalipsis. Dios siempre salva, protege, bendice y guarda a aquellos que le buscan, le aman y esperan en Él. Esto también será verdad para aquellos que vivan en la siguiente administración. Si quieren saber más de la Segunda Venida de Cristo, les invito a escuchar la siguiente enseñanza:

“Las dos partes de la Segunda Venida de Cristo”:

La siguiente profecía también forma parte del Reinado del Milenio:

Isaías 11:1 Saldrá una vara del tronco de Isaí [nuestro Señor Jesucristo], y un vástago retoñará de sus raíces.
11:2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
11:3 Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;
11:4 sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.
11:5 Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.
11:6 Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.
11:7 La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.
11:8 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
11:9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.

Al final del Reinado del Milenio, periodo en el cual el diablo y sus huestes estarán sujetas mil años, vendrá una gran batalla donde el enemigo y todas sus huestes serán arrojadas al lago de fuego “y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”, y el paraíso será reinstaurado:

Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
21:5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Video en inglés sobre el jubileo del investigador Dan Goodwin: