DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

martes, 21 de marzo de 2017

ESCOGE LA BUENA PARTE Y SÉ BENDECIDO. De Joseph Prince


Isaías 48:17 Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente [para provecho], que te encamina [te guía] por el camino que debes seguir.

Dios nos instruye para nuestro propio beneficio. Él quiere que obtengamos beneficios en todos los ámbitos de nuestras vidas: en la salud, finanzas, carrera, en el matrimonio y relaciones familiares. La Biblia dice que es Dios quien nos enseña cómo aprovechar Sus bendiciones. Y que es Él quien nos guía por el camino que debemos seguir.

Dios siempre tiene nuestros mejores intereses en Su corazón. Sólo tenemos que sentarnos a Sus pies, escuchar Su Palabra y tener una comunión fresca y diaria con Él, y Él hará que nuestro camino sea fructífero.

Pero estamos constantemente bombardeados con cosas que debemos hacer todos los días, como enviar a los niños a la escuela, asistir a una reunión de negocios o hacer una presentación de ventas. De la misma manera, en la iglesia, hay tantas cosas importantes para atender: ministrar a los necesitados, alcanzar a los perdidos y sanar a los enfermos. ¿Pero sabes qué? Todas estas cosas serán atendidas cuando nos sentemos a los pies de Jesús y escuchamos su Palabra.

¿Cuál fue la respuesta del Señor a la queja de Marta de que su hermana estaba sentada a sus pies y escuchándolo, en lugar de ayudarla con las muchas tareas? “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10: 41-42).

Sin embargo, muchos de nosotros somos como Martha. Nos preocupamos por muchas cosas. Y estamos tan ocupados que no tenemos tiempo para sentarnos a los pies de Jesús para escuchar la Palabra y disfrutar de comunión con él. Cuando no conseguimos obtener respuestas de Dios, terminamos corriendo por nuestra propia fuerza, y confiando en nuestra propia carne y sabiduría para hacer las cosas. Escucha, nunca podrás tener un plan que sea mejor que el plan de Dios.


Amigo mío, ¿quieres ser guiado por la sabiduría de Dios y aprender a tomar decisiones en el momento correcto? Entonces, toma la decisión de elegir la buena parte como lo hizo María. Pasa tiempo con Dios, abre tu Biblia y dile: "Señor, háblame". ¡Encontrarás que tu Padre celestial cuida de tus problemas, y te enseña y te guía para que saques provecho de Sus bendiciones!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”


jueves, 16 de marzo de 2017

¿QUÉ ESTÁ EN TU CORAZÓN? De Joseph Prince


Hebreos 8:10 “...Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré…”

A muchos de nosotros nos han enseñado que no podemos confiar en nuestros corazones. Citamos versículos como "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso..." (Jeremías 17:9), sin saber que Jeremías se refería al hombre que no había recibido a Jesús como su Señor y Salvador.
Ha habido gente que viene a mí y me dice: "Pastor Príncipe, no sé qué debo hacer con mi vida".

"¿Qué hay en tu corazón?" Le pregunté a uno de ellos.

"Me encantaría trabajar con los niños".

-¡Entonces trabaja con los niños!

“Es que estoy esperando que el Señor me diga que lo haga”.

"Bueno, Él te ha dado el deseo, ¡así que ve y trabaja con los niños!"

"Pero el deseo viene de mi corazón. ¿Cómo sé si este deseo viene de Dios?"

Ezequiel 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Amigo mío, una vez que eres salvo, tienes un nuevo corazón (Ezequiel 36:26), y puedes confiar en los impulsos de tu corazón porque Dios mora en ti y te guía desde dentro. Y no te preocupes porque esos impulsos que provienen de Dios nunca contradicen Su Palabra. Te llevarán a buen éxito.

A menudo, encontrarás que cuando sigues tus impulsos internos, es realmente Dios quien ha puesto esos deseos en tu mente y los ha escrito en tu corazón. Recuerdo años atrás cuando me acerqué a uno de los líderes de nuestra iglesia y le dije: "Realmente creo que estás llamado a ser pastor de tiempo completo". Resultó ser una confirmación de lo que él ya sabía en su interior. Verás, Dios ya lo estaba guiando desde dentro. Hoy, él es uno de nuestros pastores de tiempo completo.

Si disfrutas hacer algo y deseas hacerlo, ¡entonces hazlo! Fluye con ese deseo. Dios mismo dice que Él nos guiará desde nuestro interior. No dudemos de Él. Y no te preocupes por el resultado. Tu parte es simplemente seguir ese deseo que fluye como una corriente. ¡La parte de Dios es producir en ti tanto el querer como el llevarlo a cabo! (Filipenses 2:13).

Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Amado, debido a que Dios te ha dado un nuevo corazón, Él escribirá Sus deseos en él. Y mientras tú lleves a cabo estos deseos, darás fruto, y no te marchitarás ni morirás (espiritualmente). ¡Lo que sea que hagas prosperará!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”
Contacto:mirasoloadios@live.com


miércoles, 15 de marzo de 2017

TÚ TIENES LA VICTORIA. De Joseph Prince


Romanos 8:37: Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Si la Palabra de Dios dice que somos más que vencedores por medio de Cristo, entonces lo somos. No vamos a serlo algún día, ya lo somos. Podemos estar experimentando algunos fracasos o retrocesos en la vida en este momento, pero sólo bien resultará de nuestras situaciones porque Dios dice que "en todas estas cosas somos más que vencedores". ¡Tenemos la victoria!

Verás, Dios nos ha puesto en Cristo, a quien Él ha exaltado al lugar más alto en el universo. No estamos tratando de llegar al terreno de la victoria. Ya estamos en el terreno de la victoria. No confesamos la Palabra de Dios para obtener la victoria. Confesamos Su Palabra porque ya tenemos la victoria. No luchamos por la victoria. Luchamos desde la victoria.

El diablo tratará de robar nuestra victoria. Él vendrá contra nosotros con mentiras y temores, y nos hará ser conscientes de nuestros fracasos, debilidades y síntomas en áreas como nuestra salud. Pero nosotros no estamos tratando de ser sanados. Ya hemos sido sanados porque la Palabra de Dios declara que "por sus llagas fuimos nosotros curados" (Isaías 53:5).

Una hermana en nuestra iglesia estaba viendo a dos psiquiatras. Ella había estado bajo cuidado psiquiátrico y medicamentos por ataques de pánico durante la mayor parte de su vida. Ella dijo que cuando comenzó a venir a la iglesia y a aprender acerca de Jesús, la verdad de la Palabra de Dios comenzó a ser como un amanecer en ella.

Ella comenzó a creer que la victoria sobre su condición ya era suya y comenzó a confesarlo. A partir de entonces, todos sus temores fueron eliminados y sus ataques de pánico cesaron. Hoy en día, ella tiene una mente sana, está libre de todos los medicamentos y sabe que su vida es grandemente bendecida a través de Jesús que la ama.

Amigo mío, en el momento en que aceptas a Jesús como tu Salvador, naciste de nuevo y la nueva persona dentro de ti es más que un vencedor. ¡Tú ya estás en el terreno de la victoria y tienes la victoria sobre cada situación difícil en tu vida!

 Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”
Contacto:mirasoloadios@live.com

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Por qué la gente buena sufre? Respuestas de la historia de Job. Segunda Parte. De Joseph Prince



Así que gracias a Dios que, al final, Dios restauró todo a Job, ¿cuál fue el problema de Job? no era el pecado, era su justicia propia, fue este el gran problema que le dio al adversario el derecho legal de entrar en su vida. “¿Puede pasar esto otra vez hoy, pastor Prince? ¿puede suceder esto?” Vamos a Isaías 59 para que veamos más de cerca esto.

Algo está ocurriendo por todo el mundo, y lo vemos en los noticieros:

Isaías 59:14 Y el derecho se retiró, y la justicia se puso lejos; porque la verdad tropezó en la plaza, y la equidad no pudo venir.

15 Y la verdad fue detenida, y el que se apartó del mal fue puesto en prisión; y lo vio Jehová, y desagradó a sus ojos, porque pereció el derecho.

¡Todo está de una forma en que no debería estar! ¡Todo está torcido, no hay justicia ni equidad! ¡Aquellos que se apartan del mal, deberían ser protegidos, y no ocurre así, todo está fuera de su lugar! ¡Las cosas no son como deberían ser! ¡No hay justicia! ¡Dios mismo ve esto! ¡El hombre lo ve! Y esto desagrada al Señor, que en el mundo no hay justicia. ¿Tú piensas que esto le desagrada a Dios? ¡Si! ¡A Él le disgusta que no hay justicia!

16 Y vio [Dios] que no había [un] hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia.

¿De quién está hablando este versículo 16?, “y vio Dios que no había un hombre, y se maravilló que no hubiera un intercesor; y lo salvó su brazo, y lo afirmó su misma justicia”, ¿De quién es ese brazo? ¿Quién afirmó su misma justicia? ¡Jesús! Dios vio que no había un hombre que tuviera la justicia de Dios, así que la justicia de Dios vino en forma de un hombre, ¿me siguen lo que estoy diciendo?

Muchos de nosotros tomamos este versículo y lo usamos para llamarnos a nosotros mismos intercesores, y la gente dice que esto es para nuestros intercesores en la iglesia, intercesores es lo que la gente está buscando, pero aquí está hablando de “él intercesor” en singular, y no es nadie más, sino Jesús.

En Ezequiel 22, vamos a entender un poquito más, habla del pecado en las calles, esto se ve en el mundo moderno hoy.

29 El pueblo de la tierra usaba de opresión y cometía robo, al afligido y menesteroso hacía violencia, y al extranjero oprimía sin derecho.

30 Y busqué entre ellos [un] hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

Dice aquí qué, ¿busco qué? “un hombre” busco un hombre ¿cuántos hombres? A un hombre, dice aquí “que pusiese vallado”, en inglés dice que pusiera “un muro”, y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

Así que el corazón de Dios como Juez es hacer justicia, Él debe juzgar a aquellos que son oprimidos, a aquellos que oprimen, a aquellos que roban, a aquellos que causan daños a la gente pobre, al que oprimen al extranjero. Como Juez, Él debe juzgar estas cosas, pero él no quiere hacer eso, ¿cuántos de ustedes entienden esto? Él quiere hacer justicia en la tierra, y lo que Él estuvo buscando era a un hombre para que no hubiera destrucción, ¿ven el corazón de Dios aquí?

Hay unas palabras en el libro de Miqueas 6:8, donde habla a los líderes, a los manejadores, ¡escuchen con atención! La Biblia dice que esto es lo que Dios quiere para el hombre que sirve: que amen la misericordia y que ejecuten justicia. Así que hay momentos como líderes en que debemos ejecutar disciplina, pero nuestro corazón ama la misericordia. Hay algo mal en tu corazón cuando solamente ejecutas la justicia, Dios ayude a tu gente, ¿me escuchan gente? Es como un niño pequeño que necesita unas nalgadas porque es muy rebelde, es muy rudo con su mamá o lo que sea, y tú le das nalgadas a este niño, tu corazón ama la misericordia, pero tus manos están ejecutando la justicia, ¿cuántos de ustedes entienden esto? Dios no quiere que ames esta justicia, Dios quiere que ames la misericordia, aun cuando tengas que hacer justicia, Dios es así, Dios ama la misericordia:

Ezequiel 22:30 Y busqué entre ellos [un] hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

31 Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí…

¿Por qué paso esto? porque Dios no encontró un hombre.

Jeremías 5:1 Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas a ver si halláis [un] hombre, si hay alguno que haga justicia, que busque verdad; y yo la perdonaré.

Si pudiera encontrar “un hombre justo” perdonaría a Jerusalén. Vimos que Ezequiel dice que buscó “un hombre” para que salvara a toda la tierra, Dios está buscando por un hombre justo, para perdonar la tierra entera de sus pecados. Ahora, otra vez, hay gente que toma estos versículos y dice: “Dios está buscando un hombre que se ponga en la brecha, así que debemos ser intercesores, nosotros debemos pararnos en la brecha”, antes de que te pararas en la brecha, la brecha ya estaba allí hace mucho tiempo.

Conocí a un hombre de otra iglesia que vino a mí y me dijo: “Sabe algo Pastor Prince su iglesia es así tan grande, y permítame decirle algo, yo he orado para que usted tuviera una iglesia grande y ahora es muy grande”, y yo le dije: “gracias por tu oración”, y en mi corazón yo pensé, si tú dejarás de orar por esto, sospecho que la iglesia aun seguiría creciendo. ¿Ven?, nos hacemos a nosotros mismos muy importantes.

Una cosa, a cualquiera que me pregunta “¿qué es lo mejor que puedo hacer por usted, pastor Prince?” Siempre les digo, “oren por mí, y por familia”, esa es la mejor cosa que pueden hacer ustedes por mí. Yo no estoy quitando el mérito de la oración, de la intercesión y todo eso, no, no hago eso, pero por favor no tomen el lugar de Jesús, usen el nombre de Jesús para ayudar a sus hermanos y hermanas para clamar por lo que necesitan, pero tú no eres “el Salvador”.

Los intercesores aman sentirse importantes, piensan que ellos salvan al mundo, pero estos versículos no están hablando de intercesores, dice aquí claramente que “Yo busqué un hombre, si hay alguno que haga justicia”, ¿a quién estaba buscando Dios? Y un día Él encontró a ese hombre:

Juan 19:5 Y salió Jesús, llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: !!He aquí el hombre!

Pilato habló en latín, “Ecce homo”, esto lo pueden encontrar en la película “La Pasión”. Pilato dijo: “!He aquí el hombre!” literalmente “!miren, el hombre!”. Les digo iglesia, Pilato nunca supo que Dios puso esas palabras en su boca, nunca lo supo, Dios no podía confiar más en los líderes de Israel, todos estaban pervertidos, Dios tuvo que poner sus palabras en la boca de un gentil diciéndole a Israel, diciéndole a los líderes, “¡miren El Hombre!”, y la Biblia dice que Pilato dijo esto porque Jesús estaba de pie ante él.

Voy a decirles una cosa, Jesús estaba ahí de pie, con su corona de espinas, su sangre estaba por todos lados, su espalda estaba destrozada con pedazos de carne colgando, la Biblia nos dice que sus huesos quedaron expuestos, que él había sido escupido en todo su cuerpo, nadie lo trajo ante Pilato, él vino ante él y estaba ahí de pie, él se mantuvo de pie, atado, todo ensangrentado, había sido torturado y coronado con esa corona de espinas y vestía esa ropa purpura. Jesús estuvo ahí de pie, y había una dignidad tan grande en él, que Pilato dijo: “¡He aquí, El Hombre!”, y en el mismo capítulo la Biblia dice que Pilato tuvo mucho más temor de Jesús.

¿Saben iglesia? Las películas enseñan o muestran a Jesús siendo traído delante la gente, ¡pero yo amo la Biblia!, ¡amo la forma que la Biblia lo expresa!, amo esa representación de que nadie trajo a Jesús, él estaba ahí de pie, delante de todo Israel, con sangre por todos lados.

Jesús dijo que nadie es un héroe en su propio pueblo, y lo que él quiso decir con esto es, que si tú vives con personas, es muy difícil ser un héroe para ellos, para la gente con la que vives cerca, porque ellos ven la forma en que comes y caminas, ellos ven todo lo que tú eres, saben todo acerca de ti, así que es difícil para ellos mantener un respeto, pero algo muy profundo acerca de Jesús, es que sus discípulos caminaron con él día y noche, durante todo su ministerio, y al final de todo ese tiempo, tenían miedo de hacerle algunas preguntas. Había una dignidad tan grande en su persona, que va mucho más allá de lo natural, ustedes verán, este hombre era el Rey de Israel,  el tocaba los leprosos, y los sanaba con el toque del Rey, y cuando estuvo ahí, de pie, lleno de dignidad, cubierto de sangre, sus ojos cubiertos de sangre, Pilato no tuvo otra opción sino decir “¡he aquí, El Hombre”, y Pilato no estaba viendo la sangre, no estaba viendo la corona, los escupitajos que tenía, no estaba viendo la ropa, él estaba viendo a un Rey, regio, ¡refulgente!, y Dios dijo a Israel: “si yo encuentro un hombre, perdonaré a Israel”. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo Unigénito, ¡amo esta representación!, como Jesús estaba ahí de pie, nadie lo trajo, nadie lo empujó, él estaba ahí delante de Pilato de pie, y no solo eso, finalmente, cuando le pusieron la cruz en su espalda, en el mismo capítulo:

Juan 19:17 Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota.

Ustedes verán, algunas veces Hollywood hacen representar o parecer a Jesús como que los soldados lo estaban ayudando, pero no, la Biblia dice que él llevo su cruz, y la mejor representación que he visto de esto, es en la película “La Pasión”, cuando el cae con esa cruz, y su madre viene a él, ¿recuerdan esa escena? él tomo la cruz y dijo: “ves madre, he hecho todas las cosas nuevas” y se levantó y siguió caminando, él caminó deliberadamente a su destino, sabiendo que él era el Hombre quien iba a traer todas estas bendiciones sobre todos nosotros, que él iba a ir a ese lugar llamado Gólgota, donde lo crucificaron y a otros dos a cada lado, y Jesús quedó en el centro, ¡Jesús estaba en el centro! ¡alabado sea el maravilloso nombre de Jesús!, él puso sus ojos en la cruz para para morir por nosotros, nadie lo empujó para ir hacia la cruz, él fue ahí por su propia voluntad, fue clavado en esa cruz, El Mensajero, El Mediador, El Hijo De Dios.

¿Qué pasaría si hoy satanás fuera a Dios? he escuchado predicadores que atentan contra la gracia y dicen que hoy cuando el diablo viene a Dios, le dice “¡Ah mira a Roberto!, mira como ha pecado, mira él hizo esto y esto”, y Dios dice: “Jesús, ¿qué dices?”, “si, él hizo eso, pero yo pague por Roberto, por ese pecado”, y que entonces Dios dice: “Caso denegado”. Esto es muy bonito, pero honestamente, esto no es escritural, porque hoy el diablo no puede ir al cielo, ya no tiene acceso, ¿saben por qué? no tengo el tiempo para explicarles ahora a detalle, pero Hebreos 9 nos dice, que cuando Jesús derramó su sangre fue al cielo para que las cosas del cielo fueran purificadas con esta sangre. Y por mucho tiempo me pregunté, ¿de que está hablando Hebreos 9, cuando dice que hay cosas en el cielo que deben ser purificadas?, la palabra “purificada” en griego es “limpiada”, y yo me preguntaba “¿que puede haber en el cielo, que necesite ser limpiado?”, así que un día le pregunté una vez más al Señor, por alguna razón hay cosas que a la gente no les intriga, pero a mí me causó mucha curiosidad, y ahora sé por qué me causó esta curiosidad, porque algún día iba a causarles curiosidad a ustedes, así que ahora yo tengo la respuesta y ustedes tiene la curiosidad, y yo se lo voy a decir, les voy a decir la respuesta, así que le pregunté, a Dios “¿que hay en el cielo que Jesús debe limpiar?” Y Dios me dijo: “el lugar donde satanás estuvo de pie, ese lugar estaba impuro”. Dios me mostró como un rayo que, el sumo sacerdote en el día de la expiación, cuando llevaba sangre de machos cabríos y entraba al Santos de los Santos, cuando la presencia de Dios estaba simbolizaba por el arca del pacto, la Biblia nos dice que ellos esparcían la sangre en el arca en el trono de Dios una vez, pero en el piso la salpicaban siete veces. ¿Por qué una vez en el trono?, porque Dios solamente necesita que se esparza la sangre una vez, y ¿por qué siete veces en el piso?, porque ustedes y yo estuvimos ahí, y el número siete es el número de la posición perfecta que fue lograda a través de la sangre.

Así que, el lugar donde satanás alguna vez estuvo, estaba inmundo, y cuando Jesús vino y puso su sangre ahí, el lugar fue limpio. Eso quiere decir que satanás ya no tiene más derecho legal de estar ahí, Dios usó la legalidad como él lo hizo antes. La sangre significa que, sí, el hombre a pecado, María pecó, Pedro pecó, Luis pecó, PERO hay una sangre que pagó por sus pecados, ¡alguien pagó por nuestros pecados!, así que satanás no tiene el derecho legal de pararse frente de Dios con un alegato legal contra nosotros nunca más. Todas sus demandas legales han sido legalmente echadas por tierra por la sangre de Jesús, y ese lugar, ahora mismo es para ti y para mi ahora, para poder tener acceso a Dios, así que ven con denuedo, acércate confiadamente, satanás no puede nunca más presentar un caso en contra tuya delante de Dios, nunca más puede hacer esto.

Dios conoce Su verdad, Jesús conoce la verdad, pero ¿ustedes conocen esta verdad? Porque hoy satanás no puede ir a Dios, pero si puede ir a ti, él puede ir a tus amigos, puede poner pensamientos en tu mente acerca de que tu pecado es imperdonable, de que Dios no puede perdonarte, que has ido demasiado lejos, que ya has pecado muchas veces, y él va a intentar hacerte quitar los ojos de la sangre de Jesús.

Algunas veces el diablo ataca a la gente desde el púlpito, los arroja en un pozo de desesperación desde el púlpito, yo oro al Padre que este ministerio sea para sacarte de ese pozo.

El diablo no tiene más a un derecho legal de acceso a Dios. la Biblia dice que Jesús ha desarmado a los principados y a las potestades. Dios hizo esto legalmente. Así que el diablo no puede acusarte de que has fallado, de que has caído, de que te has equivocado, ¿saben por qué? el diablo no puede arrojar más culpa legalmente sobre ti. Él le dice a Dios: “!Has quitado el pecado del hombre! tú lo arreglaste de una forma en que jamás pensé que lo harías, nunca me di cuenta de que amabas tanto al hombre”.

Así que cuando Jesús derramó su sangre, escuchen con atención, la santidad de Dios, la justicia de Dios que eran contra nosotros, está ahora de nuestro lado, porque la sangre ha pagado por todos nuestros pecados. Así que ahora ningún poder de la oscuridad puede venir a acusarte, si estas de pie en ese lugar. La justicia de Dios está ahora de tu lado, porque la sangre de Jesús ha sido derramada, ¿me escuchan gente? ¡Aleluya!

Así que la historia de Job no puede ocurrirte a ti nunca más, porque Job vivió antes de que Jesús viniera, ahora nosotros estamos a la diestra del Padre en Jesucristo, dice la Biblia, que el cielo tiene al único hombre justo, con orificios en sus manos y una herida, una marca en su costado, y siempre van a estar ahí. Esto es un testimonio al Padre de que tal o cual persona ha pecado, sí, pero el precio ha sido pagado, eso ya ha sido juzgado. Dios no te está aceptando a ti basado en Su misericordia nunca más, Dios te está aceptando a ti basado en la legalidad, basado en la justicia, esto da una paz inalterable, que Dios no te acepta a través de Su misericordia. No estamos viviendo más en el medio o esfera o campo de la misericordia, para pedirle a Dios, “por favor, Dios ten misericordia de mi, dicen que no merezco esto, pero ten misericordia de mi”, no, esa fue la esfera, el medio donde vivió Job.

Misericordia, es que no obtengas las cosas malas que tú mereces, pero Jesús trajo la gracia que es más positiva, tú ahora tienes todo lo que Jesús merece ¡Aleluya¡, ¡Dios es justo, al hacerte a ti justo!, ¡amén! estas son buenas noticias ¿no es así?

Esto no significa que el diablo no va a atacarte, no significa que el diablo no va a intentar incursionar en tu vida, pero cada vez que lo haga, cuando venga a ti, di, clama: “Jesús, Jesús”, y él va a decir: “¡oh no!, él sabe, él sabe, retrocedan, retrocedan”. Él sabe bien esta verdad, él también va a la iglesia, él conoce tus derechos en Jesús.

Si estas, por ejemplo, en un hotel, durmiendo, y de pronto los muebles comienzan a moverse ¿qué es lo que haces? Te levantas y vas decir: “hay Dios, por favor, por favor”, ¡no!, solo tienes que decir un nombre: ¡JESÚS!!!, y ellos van a decir: “¡oh! me metí con la persona equivocada”, ¿por qué?, porque TODOS los principados y poderes de maldad y espíritus malos saben que ahora tu tienes el derecho legal a la salud divina, a la prosperidad, al favor, a tener una buena vida, a tener una vida abundante, ellos saben esto, pero van intentar mantenerte en la oscuridad, tratan de hacerte pensar de una forma en que te recuerdan tus pecados, y que quites tus ojos de la sangre de Jesús, eso es lo que ellos van a intentar, pero en el momento que tú digas ¡JESÚS!!!, ellos sabrán, “está llamado a su Mediador, vámonos de aquí”, con un solo nombre.

La próxima vez que los muebles se muevan a tu alrededor, intenta usar otro nombre primero, inténtalo, llama a tu mejor amigo para que venga a dormir contigo esa noche. ¡Hay poder en el nombre de Jesús! Si alguien te argumenta, ¿por qué Jesús es el camino? ¡Él es el mediador! ¡JESÚS! y todo tiene que cesar en el nombre de JESUS, toda rodilla debe doblarse en el nombre de JESÚS, incluso el cáncer debe doblar rodilla, el SIDA debe doblar rodilla, cualquier virus o enfermedad deben doblar rodilla ante el nombre de Jesús.

(CANTA ALABANZA)

¡Adorémosle! Jesús! Jesús! Jesús!!...

¡He aquí El Hombre!

Jesús! Jesús! Jesús!!...

Y el salió cargando su cruz, hasta el lugar llamado de la Calavera y ahí fue crucificado. Amigo mío, hoy Dios no te está mirándote como a ti, Dios está mirando a Jesús a su diestra como a ti, porque dos mil años atrás Jesús murió en la cruz, en vez de ti, él tomó tu identidad, él tomo tu lugar, él fue como tú, y murió en la cruz, así que a los ojos de Dios hoy, Dios ve a Jesús como a ti. Dios no está más midiendo tu obediencia, tu sinceridad, tu bondad, no tiene nada que ver contigo. Dios te está midiendo, Dios te está viendo a través del perfecto Hombre que está a Su diestra, ¡Dios ha encontrado redención!, ¡Dios ha encontrado al Hombre! y Dios juzga a cada uno a través de ese Hombre, si honras al Hombre, todo el cielo te honra a ti, si exaltas a este Hombre, Él te exalta a ti, si deshonras a este hombre, Dios te deshonrará a ti, si tú aceptas a este hombre, Dios te acepta. Si tu rechazas a este Hombre, tú eres rechazado.

El mundo está siendo juzgado hoy no basado en sus pecados, sino en lo que ellos hacen con “El Hombre”, con el Redentor.

Por todo este lugar hay una unción, gente está siendo sanada, es como una explosión de sanidad, por todo este lugar, ¿pueden sentir el viento que corre?

Jesús, Jesús, Jesús…

Alguien llegó aquí con un tremendo dolor de cabeza, ese dolor se ha ido. Fiebre, sé quebrantada en el nombre de Jesús.

Jesús, Jesús, Jesús…

Yo les digo Dios te está dando un nuevo corazón, muchos de ustedes padecen de esto, están recibiendo un nuevo corazón, nuevas válvulas, nuevas arterias, también nuevos riñones ¡Aleluya! En el cielo no hay carencia de nada, hay nuevos corazones, hay nuevos riñones, hay un nuevo cerebro también, ¡Aleluya! solo hay falta de recibir, o solo hay falta de creencia, solo hay falta de confianza, pero Dios, es un Dios bueno, hay solamente una falta de recibir, pero no hay una falta de suficiencia, ¡recibe!, ¡recibe tú milagro en el nombre de JESÚS! recibe la sanidad para tu corazón, recibe tu sanidad ahora mismo.

Jesús, Jesús, Jesús…

¡Reciban! ¡que su juventud sea renovada!, ¡que sean llenos con la fuerza del águila!

Jesús, Jesús, Jesús…

¡He aquí EL HOMBRE! por todo este lugar simplemente reciban su milagro en el maravilloso nombre de JESÚS, Dios está sanando los corazones de la gente, aquellos que tienen enfermedades del corazón, reciban su milagro, he visto como Dios le da a alguien unos nuevos riñones, ¡recíbelos!, si los necesitas, solo ¡recíbelos ahora mismo!, solo di, “Señor yo los recibo”, ¡simplemente recíbelo! Jesús pagó por ello, puedes recibir así simplemente, en una fe simple ¡Amén!

¿Qué vas a hacer con este hombre? Si nunca has recibido a este maravilloso hombre, si nunca has recibido al Hijo de Dios, a Jesucristo, quien vino y murió en la cruz por tus pecados, para que tu pudieras ser vestido con su ropa de justicia, te voy a dar esa oportunidad ahora mismo, voy a orar contigo que Jesucristo venga a tu vida, y te vista con su justicia, y sea tu mediador, y sea ese hombre, ese mediador para ti a la diestra de Dios. Voy a orar por ti, si eres tu quien me está oyendo, donde quieras que te encuentres, haz esta oración de todo corazón, para que recibas a Jesucristo como tu salvador personal. Tus obras no pueden salvarte, el buen nombre de tu familia no puede salvarte, debes recibir a Jesús quien es El Salvador. Voy a orar por todos aquellos que quieren recibir a Jesús ahora mismo en este lugar, haz esta oración desde el fondo de tu corazón: Padre Celestial muchas gracias por tu amor por mí, tu viste mi necesidad antes de que yo siquiera me diera cuenta que tengo una necesidad. Tú me amaste, antes de que yo te conociera, enviaste a Tu Hijo Jesucristo, antes de que yo pudiera ver en el pésimo estado en que me encuentro, te doy gracias de que Jesús vino para hacer la justicia por todos mis pecados, para ser la hermosura en toda mi fealdad, para ser mi nueva identidad, y doy gracias que Tú me mides, de acuerdo a Jesucristo. Tú perdonas todos mis pecados de acuerdo a las riquezas de tu gracia, ¡Jesucristo es mi Señor y mi salvador! gracias Padre, ¡mis pecados han sido perdonados!, ¡soy justo a los ojos de Dios!, ¡bendiciones abundan en mi vida!, ¡ángeles me rodean!, ¡el favor de Dios está en mí!, ¡mi juventud es renovada en el nombre de Jesús. ¡Amén! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!!

Iglesia recuerden esto, pueden poner sus ojos en que van a tener una semana brillante, llena de Sus promesas, llena de cosas buenas, llena de Su favor, ¿por qué? porque ustedes tienen el derecho legal, ¡Amén! Eso no quiere decir que el diablo no va a retar ese derecho legal, espero que no olviden lo que han escuchado hoy, y retengamos lo que hemos escuchado. ¿puedo orar por ustedes? Levanten sus manos por favor. Hace mucho, mucho tiempo atrás, Dios le dijo al líder de Israel “ora estas palabras sobre mi gente y pondré mi nombre sobre ellos, y voy a bendecirlos.

Sobre toda la gente en las naciones, que el Señor los bendiga, porque ustedes tienen el derecho legal a todas las bendiciones de Abraham, a todas las bendiciones de Deuteronomio 28. La sangre de Jesús ha cancelado todos los derechos legales de satanás contra ti, contra tu familia, por eso, que el Señor te guarde a ti y a tu familia de todo daño, de cualquier virus, de toda enfermedad, de cualquier accidente y peligro, de todo poder maligno. El Señor por causa de lo que Jesús hizo, nunca más va a mirarte en enojo o en juicio, pero siempre, siempre como un Padre, con amor, gracia y favor. El favor de Dios está contigo, a donde quieras que vayas, pon tu cabeza en alto, tú no eres una persona ordinaria, tú eres un hijo de Dios favorecido y el rostro del Señor brilla sobre ti, y te da paz, en el nombre de Jesús ¡Amén!

Moisés dijo a Dios: “muéstrame tus caminos, muéstrame tus caminos” y el Señor le dijo a Moisés: “mi presencia irá contigo, y te daré descanso”. Verdaderamente nos ha sido dada Su presencia en Su Hijo, en cumplimiento de lo que Él dijo a Moisés, muchos, muchos años atrás. Y este Hijo vino en medio de los judíos, y él dijo: “vengan a mi todos los que están trabajado y cargados, vengan, y yo les daré descanso, descanso” … descansa y se bendecido.

Moisés estuvo de pie delante de él y le dijo: “te mostrare Mi gloria pero no serás capaz de ver mi rostro, porque no es el tiempo todavía, pero verás mi espalda, y eso hará que toda mi bondad sea vista por ti”, y el Señor descendió en una nube, y dejó sus mandamientos en un roca y causó que toda Su bondad pasara delante de Moisés, y Moisés proclamó Su nombre diciendo: “el Señor misericordioso es rico en gracia, es fiel y verdadero, es quien perdona las transgresiones y las iniquidades”, y Moisés vio Su gloria, Él dio a conocer sus caminos a Moisés y sus actos a los hijos de Israel.

Te adoramos Señor, porque eres fiel, eres fiel y verdadero en todos tus caminos, ¡oh! Dios. Eres majestuoso y todopoderoso, ¡muéstranos tu gloria Señor! ¡oh! Señor, Señor misericordioso rico en gracia, fiel y verdadero, perdonador de nuestras transgresiones, eres un Dios en quien no hay mudanza ni sombra de variación, un Dios lleno de gloria, ¡así que bendecimos tu nombre oh Señor! porque nos has mostrado tu gloria.

Y ahora vemos a Jesús y al contemplar su rostro, y contemplamos la gloria de Dios en una forma en que Moisés nunca pudo hacerlo, vemos su rostro y contemplamos la gloria de nuestro Dios, el Dios que hizo que de las tinieblas se hiciese la luz, que hizo que Su gloria brillara en el rostro de Su Hijo. Pedro negó a Jesús, y cuando las miradas de Jesús y Pedro se cruzaron su corazón se quebrantó y él vio la gloria de la gracia, la gloria del perdón, levantemos nuestros corazones a un Dios rico en gracia y ¡bendigámoslo!, ¡bendícelo! ¡adóralo! ¡magnifica Su nombre!, porque a causa de Su misericordia nosotros estamos vivos y respiramos hoy, porque por causa de Su gracia somos maravillosamente salvos.

Levantemos nuestras manos a un Dios que es fiel, que es fiel a Su pacto, que es fiel a la sangre de Su hijo, que ha perdonado todos nuestros pecados, porque la sangre ha sido derramada para otorgarnos perdón, ¡Aleluya! ¡te adoramos Señor!, ¡magnificamos tu nombre!, ¡oh! mi Rey levanten sus manos al Señor, levanten su espíritu y adoren al Señor, ¡te adoramos Señor! aquí está la presencia de mi Dios! la presencia de mi Rey!, adoren a Dios en espíritu, ¡exprésenle su amor! olvídate de ti mismo y pon tus ojos en Jesús y adórenle a él!, queremos aprender de tus caminos Señor amamos aprender de tus caminos. ¡Alabado sea el Señor!!!!!!

Dios los bendiga.

Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Mi inmensa gratitud a Élida Scarano por su ayuda en la transcripción de este documento.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Sé Establecido En La Justicia De Dios. De Joseph Prince



Isaías 54:14 Con justicia serás adornada [“establecida” KJV]; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti.


¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos cristianos están constantemente acosados con abrumadores desafíos, enfermedades y derrotas, si la promesa de Dios de que "ninguna arma forjada contra ti prosperará" (Isaías 54:17), es cierta?

Bueno, esta promesa viene con una condición: "Con justicia serás adornada [“establecida” según la KJV]". Cuando estés establecido en la justicia, estarás lejos de la opresión y del terror, ¡y ni una sola arma forjada prosperará contra ti!

Esta condición no es difícil de cumplir. Para empezar, ¡ya tienes la justicia! Cuando tú recibiste a Jesús como tu Salvador, recibiste el don de justicia que te permite reinar en vida. (Romanos 5:17). Esta justicia no viene de ti sino del Señor (Isaías 54:17). Y cuando estés establecido en Su justicia, ninguna arma formada contra ti prosperará.

Pero, ¿qué significa estar establecido en la justicia? Estar establecido en algo es tener ese algo como tu verdadero fundamento de seguridad. Así que Dios quiere que sepas, que estés seguro y crezcas en la revelación de que eres justo por la sangre de Jesús, a través del perfecto sacrificio en la cruz.

Cuando te sientas como si estuvieras en una tormenta, echado de aquí para allá, y comiences a experimentar preocupación y miedo, recuérdate a ti mismo quién eres en Cristo. ¡Tú eres la justicia de Dios en Cristo y tú tienes Su justicia!

Mientras haces esto, comenzarás a notar que la preocupación y el temor desaparecen de ti, porque cuando estás establecido en la justicia, " estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti."! Por eso Dios quiere que estés establecido en la justicia. Él quiere que estés libre del miedo, y lejos de la opresión y el terror.

Así que cuando la presión esté candente, aferrarte a la creencia de que tú eres la justicia de Dios en Cristo. Ahí es donde ninguna arma formada puede prosperar contra ti. A medida que sigas creyendo y confesando tu justicia en Cristo, la revelación brotará y experimentarás la liberación de la provisión milagrosa de Dios, de Su divina protección y de bendiciones en tu vida.

Romanos 5:17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.


Isaías 54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación [“su justicia” KJV] de mí vendrá, dijo Jehová.

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”
Contacto:mirasoloadios@live.com 


martes, 7 de marzo de 2017

¿Por qué la gente buena sufre? Respuestas de la historia de Job. 1a. Parte. De Joseph Prince



¡Alabado sea el señor! Gracias a Dios por nuestra iglesia, ¡amén! Ustedes han hecho capaz a su pastor de tener la libertad de compartir las bendiciones que Dios ha dado a nuestra iglesia con resto del mundo.

Estamos redescubriendo el evangelio de Jesucristo y no solamente eso, sino que por todo el mundo hay una revolución de la gracia. A todos lados donde voy, veo gente que está respondiendo al evangelio de la gracia, y ahí me siento como en casa. Gente está revitalizándose, está siendo totalmente transformada, pastores están emocionados de nuevo con su ministerio, la gente quiere ir a la iglesia, y lo mejor de todo, están quedando perdidamente enamorados de Jesús y aman sus Biblias y dicen: “la Biblia es un libro nuevo para mi”. A donde quiera que voy, escucho gente diciendo cosas como “¡esto es como renacer de nuevo! ¡he re-renacido”. Esto es verdaderamente el fruto del evangelio de Jesucristo. Si estás de acuerdo o en desacuerdo con esto, debes observar cuál es el fruto del evangelio que causa que la gente ame a Jesús y como esto da más poder a sus vidas ¡amén!

Vamos a ir directamente al Antiguo Testamento a ver al libro más antiguo de la Biblia, y de ahí vamos a ir al Nuevo Testamento para ver nuestros derechos que podemos disfrutar. Hoy quiero compartir con ustedes lo que ha estado en mi corazón por algún tiempo, yo siento que este domingo es el momento correcto para compartir esto. La pregunta que voy a darles, puede ser llamada la pregunta de un millón de dólares o algo por el estilo, y realmente esta pregunta tomaría más que un sermón para cubrirla, de hecho, diez sermones no podrían cubrir esta pregunta, pero vamos a ver flashazos, rayos de luz, las cosas más importantes que necesitamos saber acerca de este tema.

Cuando la gente no entiende algo usan la palabra “misterio”, hablan del “misterio del sufrimiento”, ¿por qué la gente sufre? nosotros sabemos porque hay sufrimiento en el mundo. Dios no hizo a la humanidad para que sufriera, no nos trajo al mundo a sufrir ¡amén! Sabemos que el sufrimiento viene debido al pecado de Adán. Dios nunca le dio Adán sufrimiento, enfermedad, padecimiento, ni siquiera Él quería que envejeciera ni que muriera. De hecho, la Biblia llama a la muerte un enemigo. Dios aborrece la enfermedad, y hasta que no te des cuenta de esto, no serás libre de la enfermedad. Tienes que saber que lo que Dios puso en Su Hijo en la cruz, es lo que Él odia. Él puso la maldición sobre Jesús, Él puso la enfermedad, el pecado. Dios aborrece la enfermedad, y debes llegar a un lugar donde sepas que la enfermedad no es algo que provenga de Dios, todas estas cosas Dios las aborrece. Dios quiere que estés bien, Dios quiere que seas prosperado, Dios quiere que tu mente esté llena de paz, Dios quiere que tus relaciones sean armoniosas, Él quiere que tengas un futuro brillante, quiere que sepas que tú eres protegido, y que estás rodeado por Su favor, este es el deseo de Dios para ti. Pero sabemos que Adán pecó contra Dios, cometió alta traición, pecó y dio su autoridad a un espíritu menor: a satán. Le dio ese dominio a satanás, y gracias a Dios que satanás tiene un fin, ¡amén!

Jesús está regresando, pero mientras eso ocurre, necesitamos responder a esta pregunta muy específicamente, no sobre cómo vino el sufrimiento, porque eso fue por el pecado de Adán, hay que entender que esto no fue parte del plan de Dios, la pregunta muy específica a responder es, ¿por qué sufre la gente buena?, y es asombroso que la gente nunca haga la pregunta ¿porque los pecadores están bendecidos?, porque hay muchos pecadores que están muy bendecidos. Bueno, eso es un tema aparte, hoy vamos hablar del porqué la gente buena sufre, y vamos a ver esta historia en el libro más antiguo de la Biblia: el libro de Job. Creo que muchos de nosotros no lo leemos mucho porque tiene cuarenta y dos capítulos, y nos atoramos en algún lugar en el capítulo cinco 5, llegamos a la discusión de los tres amigos, y muchas veces nos preguntamos “bueno, ¿de qué trata este libro?”, pero, ¿saben una cosa?, no hay nada redundante, superficial o insignificante en la Biblia, todo aquello que está puesto en la Biblia, está puesto por un divino propósito, y ya que soy un empleado de tiempo completo para estudiar la Biblia para ustedes, van a escuchar un sermón que tomó años de estudio, ¡alabado sea el Señor!

Vamos a ver el testimonio de Job, vamos a ver qué es lo que Dios hizo a Job.

Job 1:1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

En hebreo el nombre de Job significa: “afligido”, mi advertencia es: no nombren a sus hijos con nombres estúpidos, si observas la Biblia con cuidado, el nombre que le ponen a sus hijos es importante, sus vidas terminan siendo como sus nombres. Job significa: “perseguido”, “afligido” y así fue su vida, “afligido”. Dice aquí que este hombre era sin culpa, alguien que temía a Dios, que no tenía mal en su corazón, así lo expresa la versión KJ.

Job no era perfecto, porque nadie es perfecto, no hay ningún hombre que no tenga pecado, solamente Jesús. Así que la palabra usada aquí no quiere decir literalmente “perfecto”, es un hombre “sin culpa”, eso quiere decir literalmente la palabra “perfecto”, es un hombre “sin culpa”. Es como mi hija, mientras ella era muy pequeñita, me escribió una nota que quería decir “te amo”, pero en inglés escribió algo como “me rio de ti”. Hasta el día de hoy esa nota es tan preciosa para mi, tan preciada, yo no la he tirado, porque fue el primer intento que ella tuvo a los dos o tres años por escribirle una nota amorosa a su papá. Ella no era perfecta, pero era sin culpa, estaba sin culpa. Así que Job era un hombre que no era perfecto, pero era sin culpa a los ojos de Dios, temía a Dios, tenía siete hijos y tres hijas y dice la Biblia que de todos los hombres en el este, él era el hombre más grande.

Job 1:3 …y era aquel varón más grande que todos los orientales.

Era un hombre muy rico, era el más grande de toda la gente del oriente y ¿quién era responsable de esto? ¿quién era el responsable de las bendiciones que Job tenía?, él tenía setenta años en este punto.
Veamos algo que ocurre en el cielo, como el pecado entró en el cielo:

9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?

10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.

11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Esto es lo que Satanás le dijo a Dios, ¿se dan cuenta de que Satanás se está quejando de que Dios era responsable de todas las bendiciones de Job? satanás tiene más sentido común que muchos creyentes hoy, muchos creyentes están todavía confusos de si Dios quiere prosperarlos o no, bueno, satanás habló de esta forma a Dios, él culpó a Dios, y claro Dios era el responsable de esa prosperidad. Dios quiere que tú seas prospero, Dios los quiere prósperos, pero Dios nunca fuerza Sus bendiciones en ustedes.

Así que hay pecado en el cielo cuando dice que satanás vino a Dios y retó a Dios acerca de Job. Pero, ¿cómo era que satanás podía tener acceso al trono de Dios? ¿cómo podía él llegar de esa manera a hablar con Dios? Esto es como un caso de corte en el cielo, es como una corte judicial de pecado donde satanás es el perseguidor, y él viene a Dios, ¿cómo él pudo tener ese acceso a Dios? Esto lo contestaremos más adelante, pero por ahora vamos a ver las preguntas y respuestas entre satanás y Dios.

Y finalmente Satanás le dijo a Dios:

11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

Aquí le dijo Jehová a satanás “todo lo que tiene está en tu mano (“en tu poder”, en inglés)”; en otras palabras, satanás supo que Job tenía algo que le había dado a él el derecho legal de entrar en su vida, ¡escuchen! satanás entiende las cuestiones legales, ¿ok?, Dios no es estúpido, Dios no puede ser persuadido por el mal para dañar a sus amados, ¡eso no es así!, satanás entendía estos derechos, satanás es un abogado, y si tú eres abogado, por favor no te ofendas, pero satanás usa la ley para perseguirte, él va a usar los diez mandamientos para hacerte caer sobre tus rodillas, para tocarte, para afligirte, para robarte tu paz, para robarte tu salud, para robarte tus relaciones, este es un método que él usa todo el tiempo, le roba la paz a toda la gente, vas a ser una presa fácil si no estás en paz. Satanás quiere robarte y él es el acusador, él es un legalista, y él conoce sus derechos legales.

Satanás tiene acceso a Dios y tiene derecho a reclamar estos derechos legales, Dios no dijo: “bueno, te entrego a Job en tus manos”, muchos teólogos dicen que Dios entregó a Job en las manos de satanás, no, miren lo que Dios le dijo: “He aquí, todo lo que tiene está en tu mano” y le dijo: “solamente no pongas tus manos sobre él”. Así que satanás salió de la presencia del Señor. Dios claramente está diciendo que Él sabía que Job estaba en manos de satanás, algo había pasado aquí, y satanás reclama el derecho legal antes de que él hiciera algo sobre la vida de Job, ¿me escuchan?

Estamos contestando la pregunta ¿porque la gente buena sufre?, así que sigamos la historia porque esta historia está puesta ahí para contestar esta pregunta.

Después encontramos que una tragedia tras otra le ocurrió a Job, en ninguna de ellas dice que satanás este directamente relacionado, pero sabemos bien que satanás estaba envuelto.

14 y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos,
15 y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia.
16 Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia.
17 Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia.
18 Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito;
19 y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia.

Aquí dice que el techo de la casa colapsó, noten que en ninguno de estos relatos se dice que satanás este directamente envuelto, pero sabemos que él está detrás de escena ¿verdad? él usó ladrones, terroristas, fenómenos naturales, terremotos, estos no son actos de Dios, estos son actos de satanás, Dios es un Dios bueno, ¿me escuchan gente?

Así que tenemos la historia aquí y cuando Job escuchó todo esto se derrumbó, cayó sobre sus rodillas y dijo:

21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.
22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

Así que en todo esto, él no juzgó a Dios tontamente, pero lo que él estaba diciendo aquí no era correcto, porque Dios es quien da, eso es correcto, pero ¿el Señor es quien quita? No, ese fue el diablo. ¡Tu problema es satanás!, ¡no Dios!, ¡Dios es tu respuesta! Así que tenemos que tener bien claro quién es el que causa los problemas, y no es Dios. Dios nunca está detrás de ningún divorcio, nunca está detrás de las cosas que ocurren en los hospitales. Pero les voy a decir una cosa, una vez que estás ahí, Dios no va a dejarte solo.

Y después, los tres amigos de Job, vinieron a confortar a Job, pero en realidad, ellos hicieron las cosas peor para Job, los tres al final de cuentas le dijeron: hay algún pecado en tu vida y esa es la causa de todas estas cosas que te están ocurriendo. ¡Con amigos como estos, tu no necesitas enemigos! Sus nombres eran Elifaz, Bildad y Zofar, y expusieron sus argumentos sobre el pecado de Job en su vida, y es muy interesante que actualmente nos encontramos con los mismos razonamientos cuando alguien enfrenta una tragedia o algo malo le ocurre. Si tú estás atravesando por una aflicción, gente va a venir, o vas a leer libros que te digan estos razonamientos o el mismo satanás vendrá a tus pensamientos para decirte que debe haber algún pecado en tu vida, que tienes que encontrar la causa de esa aflicción. Los tres amigos de Job le argumentaron esto. “Si estás en aflicción es que tienes un pecado”, este fue su razonamiento.

Miren lo que Elifaz argumentó a Job, y este será un argumento similar a lo que la gente va a decirte:
Job 4:7 Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?
Eso parece muy razonable, porque él está diciendo ¿qué inocente se ha perdido? en inglés dice: “¿quién va a perecer siendo inocente?”, Elifaz está tratando de decirle a Job, “Job eres un pecador. Job no estás bien con Dios, hay algún pecado en tu vida por eso estas pereciendo”.

8 Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan.

¿Han escuchado, “lo que cosechas eso siembras”? ¿han escuchado eso? ¿Saben ustedes que esto no es una verdad para un creyente hoy?, que cuando hace mal, no debe esperar esa cosecha de lo mal que ha hecho. Alguna gente cita el Antiguo Testamento, diciendo: “aquellos que siembran vientos cosechan tempestades”, esto es el Antiguo Testamento, antes de que Jesús viniera, pero después de que Jesús vino, amigo mío, Jesús experimentó todo lo que tú deberías cosechar, todas las cosas malas, él se llevó todo eso en su propio cuerpo en la cruz, él cosechó todo lo que tu sembraste, para que tu pudieras cosechar lo que él sembró, ¡amén! Como lo que le ocurrió a David aquel día cuando su hijo pereció, eso no tiene nada que ver con lo que te sucede a ti hoy. Jesús causó que tú y yo tuviéramos una cosecha fallida en lo que concierne a nuestros pecados ¿esto no es una buena noticia? No tienes que mirar hacia tu futuro y pensar “la semana pasada hice esto y esto, estas cosas van a venir sobre mi”, y algunas veces el diablo viene y te causa algún dolor o malas cosas te pasan, el diablo quiere que aceptes esto, porque él te recuerda que algo pasó ayer, que algo pasó el mes pasado, que algo hiciste el año pasado, y que ahora tú tienes que aceptar esa condición, que es un castigo de Dios, ¡no amigo mío!, si entiendes algo acerca de Dios, Dios envió a Jesús para llevarse tu juicio, para hacer eso Jesús tuvo que ser juzgado, en pocas palabras alguien tuvo que pagar por nuestros pecados y eso es lo que hizo Jesús. ¡!Él lo pago todo!! ¡Aleluya!

Ahora, es bastante razonable lo que enseguida dijo Bildad, él razonó también, y no voy a pasar mucho tiempo en lo que ellos dijeron, voy a decirles esto rápidamente, Bildad dijo:

Job 8:11 ¿Crece el junco sin lodo? ¿Crece el prado sin agua?

El lodo representa “pecado”, él dijo “¿crece el prado sin agua?, en otras palabras, si algo malo está ocurriendo en tu vida, es porque debe haber algún “lodo” en tu pasado. ¿Han tenido amigos que vienen y te dicen estas cosas? incluso en una palabra de profecía, vienen y te dicen que porque has pecado contra Dios en algún momento en el pasado, o que quizás tus padres o tus bisabuelos o alguien más pecó, que por eso experimentas todas estas cosas hoy. Permítanme decirles esto, Dios mismo aborrece todo esto, a Dios le desagrada, Él aborrece esta clase de doctrina, se los voy a probar, saben que estos tres, Elifaz quien, por cierto, es el más viejo de los tres, Bildad y Zofar hablaron igual. Zofar era el más joven y fue el último en hablar, él dijo cosas como, (y nunca he escuchado hablar a un predicador acerca de Zofar):

Job 11:14 Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,

15 Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, Y serás fuerte, y nada temerás;

En otras palabras, le está diciendo, “Job hay pecado en tu vida, remueve ese pecado y no vas a tener más miedo”. Bildad le dijo a Job: “la esperanza del hipócrita es su fe” en pocas palabras Bildad lo está acusando de ser un hipócrita, “porque hasta ahora has rehusado decirnos cuál es tu pecado”, en verdad, con amigos así, ¿quién necesita enemigos? ¿verdad? En otras palabras, todos ellos están argumentando por su humana experiencia, por su tradición humana y ellos están llegando a la conclusión de que hay pecado en Job y les voy a decir porque a Dios no le gustó los que estos tres amigos dijeron. Dios mismo dijo al final del libro de Job, en el último capítulo:

Job 42:7 Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

Y les dio una instrucción también.

8 Ahora, pues, tomaos siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.

Dios les dijo: “Vayan a Job mi siervo y háganle una ofrenda, un holocausto y los voy a perdonar, no voy actuar con ustedes de acuerdo a su insensatez”. Así que a Dios no le agrada esta clase de acusaciones y consejos, cuando escuchen esta clase de sermones recuerden que a Dios le desagrada, que a Dios les molesta esto, recuerden como fueron advertidos estos tres amigos de Job.

Si leen cuidadosamente muchos sermones carismáticos tienen este contenido, ellos utilizan muchos de los razonamientos de estos tres amigos de Job: “la razón por la que tú experimentas esto, es porque hay pecado en tu vida”. Jesús y sus discípulos pasaron junto a un ciego un día, y unos de los discípulos le dijo a Jesús “¿Señor pecó este o sus padres, para que haya nacido ciego?”, la respuesta de Jesús fue asombrosa ¡y la amo!:

Juan 9:3: Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

Saben, cuándo alguien experimenta tragedia, ¿peco él o sus padres?, permítanme preguntares ¿esto es importante eso para Dios? la respuesta de Jesús fue: “para nada, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él”, en otras palabras, la respuesta de Jesús es: y si hay una necesidad ¡súplela!, si hay un enfermo, ¡sánalo!, ¡amo esto!, ¿no aman a Jesús? Paren de buscar donde está la culpa o de quien es la culpa, no busquen la culpa en ustedes mismos, en sus padres, en sus amigos, en sus ancestros, en su pastor, comienza a decir: con Jesús el pasado es pasado y el futuro es brillante. La siguiente cosa que Jesús dijo, y esto es todo lo que necesitan saber: “Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo”, ¡amo esto! ¡Amén!

Así que los tres amigos de Job insinuaron de alguna forma directa o indirecta que Job había pecado. Finalmente hay una cuarta persona que aparece, su nombre era Eliú y aquellos que conocen de hebreo sabrán que “Eli” significa Dios, Eliú significa ‘Él es (mi) Dios”, este es el significado de este nombre. Eliú es una tipología o representación de nuestro Señor Jesucristo, él fue el mediador, porque una de las quejas de Job fue esta: “Si tan solo hubiera un árbitro, un mediador entre Dios y yo, uno que pusiera su brazo sobre el hombro de Dios y su otro brazo sobre mi hombro y nos representara a los dos”, bueno, esto se ha hecho una realidad aquí, Dios envío a este hombre llamado Eliú quien era un hombre joven. Cuando comenzó su discurso él les dijo a los tres amigos de Job: “Yo he estado callado porque soy joven y ustedes son viejos, yo que soy tan joven pensé que ustedes deberían ser hombres más sabios”.

Job es hijo de Isacar que fue hijo de Jacob, que fue hijo de Isaac, que fue hijo de Abraham. Y cuando Eliú vino, él tenía la perspectiva correcta, él dijo a los tres amigos de Job: “ustedes no están apuntando al verdadero problema”, y Eliú dijo algo a Job, y voy a decirles que algo pasó cuando estos amigos le dijeron a Job que había pecado, y que esa era la razón de que todas estas cosas malas le estuvieran ocurriendo.

Iglesia, quiero llamar su atención de una vez por todas, si tú crees que las cosas malas que hiciste en el pasado están causando que vivas alguna tragedia hoy, [si no aceptas el perdón de Dios en Jesús en tu vida] tú estás negando lo que Jesús hizo en la cruz, estás insultando la sangre del Hijo de Dios. Quiero preguntarles otra vez, ¿tú crees, como creyente, que Jesucristo como el sustituto de cada uno de nosotros en la cruz, crees que Jesús hizo un buen trabajo?, ¿ustedes creen que cuando él dijo “consumado es”, todo estuvo consumado? Entonces, ¿por qué todavía esperan una cosecha de las cosas malas que han hecho? Cada vez que el Nuevo Testamento habla que de “lo que cosechas siembras”, siempre está hablando de cosechar lo que has sembrado en la tierra del Señor en el libro de Gálatas, las tres veces que aparece “lo que siembras, segarás”, está hablando de dinero, si siembras dinero vas a recibir una cosecha de dinero (2 Corintios 9:6; Gálatas 6:7 y 8). Lean con cuidado el contexto completo, está hablando de dar para el movimiento del evangelio en el último capítulo de Gálatas, que es un libro que habla de la ley y la gracia, en ningún lugar en el Nuevo Testamento vas a encontrar que lo que siembras cosechas en aplicación a que si tú has pecado, vas a cosechar cosas malas, ¡nunca!

[Ahora, ¡la gracia no es un pretexto para pecar! La gracia no nos excluye de escuchar y obedecer a Dios. Quienes entienden lo que verdaderamente es la gracia, reinan en vida a través del don de la justicia de Dios y no son más esclavos del pecado. Nota de traductor].

Así que cuando Job escuchó a sus amigos que en él había algún pecado, Job se enojó y él abrió su bocota ¿saben lo qué hizo? pasó cinco capítulos, desde el capítulo 31, hablando de todo lo que él había hecho, que era un hombre virtuoso, que era un hombre bueno, no egoísta, caritativo, dijo cosas como: “yo ayudaba a los pobres, cuando veía a una persona desnuda yo lo vestía, nunca he ido detrás de las mujeres, yo he hecho esto y esto y lo otro”. Primero que todo, no importa lo que has hecho, a los ojos de Dios tú y yo nunca podremos ser justos. La ÚNICA forma en que ustedes y yo podemos ser justos es con el “don de la justicia”. Así que no nos sorprendamos amigos que la gente buena sufra porque, honestamente, dice Jesús que ninguno hay bueno, ¿no escucharon lo que dije? yo dije que Jesús dijo que no hay nadie bueno excepto uno: ¡solamente Dios es bueno! Si esto es verdad, incluso aquellos de nosotros que estamos envueltos en trabajos de caridad y todas esas cosas, eso no nos hace buenos, ninguno ve nuestro corazón, porque incluso podemos estar haciendo este trabajo por razones incorrectas, aunque podamos convencernos a nosotros mismos de que lo estamos haciendo por razones no egoístas, sólo Dios conoce cada corazón y que no hay nadie que pueda ser bueno sin la ropa de justicia de Jesús, ¡amén!

Así que la siguiente cuestión para nosotros es esta, si esto es verdad, ¡entonces todos nosotros nos merecemos el infierno! ¡todos nosotros merecemos cosas malas!, ¡todos nosotros merecemos tragedias!, ¡todos nosotros merecemos enfermedades y maldiciones!, lo maravilloso es que cuando miramos al mundo, no mucha gente está experimentando eso, entonces tú te haces la pregunta ¿por qué la mayoría de la gente no experimenta tragedia, mal, enfermedad, pobreza? ¿por qué la mayoría de la gente no experimenta todo esto?, la mayoría de la gente no vive estas tragedias de esta manera. En Singapur hay pobreza, sin embargo la mayoría de la gente tiene un techo sobre su cabeza y un plato de comida, tiene ropa que ponerse, entonces ¿eso quiere decir que todo el mundo en Singapur es bueno y justo?, lo bueno, lo sorprendente es que la misericordia de Dios todavía prevalece en la tierra, incluso cuando Dios es un Dios justo. Si Dios fuera justo con todos nosotros estaríamos liquidados, pero todavía Dios trata al mundo con misericordia, Él envía la lluvia, y hay cientos de miles de millones de galones de agua que contienen las nubes y caen suavemente en la tierra, cuando la lluvia cae esto causa algo en la atmosfera, hay nieve, etc., y la lluvia cae de tal forma, que no daña a una delicada flor, esta es la misericordia de Dios, ¿me escuchan? ¡gracias a Dios que Él no nos trata basado en Su justicia!, ¿puedo tener un gran amén?

Así que Job estaba hablando de todas las cosas buenas que él hacía, y en ese momento vino Eliú y les dijo a los tres amigos “ustedes no están hablando correctamente, sus discursos no están apuntando el problema y la causa de lo que está ocurriendo aquí [hablaban cosas rectas, pero no aplicables al caso de Job]. Dios no corrigió a Eliú, así que este hombre habla de parte de Dios, Dios solamente estaba enojado con los tres amigos de Job al final del Libro de Job, así que Eliú está hablando de parte de Dios.

Y Dios le dijo a Job, has dicho cosas como estas:

Job 33:8 De cierto tú dijiste a oídos míos,
Y yo oí la voz de tus palabras que decían:
9 Yo soy limpio y sin defecto;
Soy inocente, y no hay maldad en mí.
10 He aquí que él buscó reproches contra mí,
Y me tiene por su enemigo;

Amigo, ¿te has sentido como, bueno, yo soy inocente, yo soy puro, pero Dios de todas maneras encontró algo contra mi?, ¡esa fue la mentalidad que tuvo Job!, y Eliú le está diciendo: “tú no estás en lo correcto al pensar de esa manera Job, tu estas diciendo:

11 [Dios] Puso mis pies en el cepo,
Y vigiló todas mis sendas. [en un sentido negativo]

Y Eliú le dijo:

Job 33:12 He aquí, en esto no has hablado justamente;
Yo te responderé que mayor es Dios que el hombre.

Ahora, ¿cuantos de ustedes entienden lo que Eliú está tratando de decirle a Job?, ninguno en esta tierra puede decir “yo soy puro”, “yo soy justo y soy inocente”, basado en sus propias obras, ¡y esto es lo que Job estaba diciendo!, Job estaba clamando que su vida debería ser liberada basado en sus obras. “Yo ayudé a los pobres, yo vestí aquellos que estaban desnudos, yo he guiado por el camino aquellos que estaban ciegos, a aquellos que no tenían recursos yo les he dado”, ¡estas cosas no pueden hacerte justo!, ¿está claro?, en esto tú no puedes ser justo, tu eres justo a través de la obra de Cristo.

Y después Eliú dice a Job algo muy profundo y muy poderoso: Si tú ves a un hombre que está enfermo en su lecho de muerte, que incluso ya no puede comer, miren lo que Eliú dice:

Job 33: 21 Su carne desfallece, de manera que no se ve,
Y sus huesos, que antes no se veían, aparecen.
22 Su alma se acerca al sepulcro,
Y su vida a los que causan la muerte.
Cuando ves a un hombre así, ¿qué esperanza hay para él?
23 Si tuviese cerca de él
Algún elocuente mediador muy escogido [“uno entre miles” dice la KJ],
Que anuncie al hombre su deber.

¡Un mediador!, ¡alguien entre miles, que le muestre al hombre la justicia de Dios, que le muestre las riquezas de Dios! yo les pregunto a ustedes hermanos, ¿tenemos nosotros este mediador, este mensajero? ¿lo tenemos? ¡Si! si encuentran a un hombre que esté muriendo en su cama, incluso si por su propio pecado él está muriendo (pudiera ser), ya aborrece la comida, se ven sus huesos, y está diciendo que él no cometió pecado, ahí estaba Job, y Eliú le dijo: “si hubiera un mensajero, un mediador entre miles que le mostrara al hombre las riquezas de Dios”

24 Que le diga que Dios tuvo de él misericordia,
Que lo libró de descender al sepulcro,
Que halló redención.

La palabra “redención” literalmente en hebreo es “abogado”, “kopher”, Dios dice: he encontrado un “abogado”, este hombre merece morir, pero Dios dice, “yo he encontrado un redentor, el Mensajero, el Mediador, y él ha llegado ser liberación. Y si este hombre que está muriendo acepta a este Redentor, Dios dice que:  

25 Su carne será más tierna que la del niño,
Volverá a los días de su juventud.

Les voy a decir una cosa, yo clamo por esa promesa prácticamente cada día, tienes que hacerlo cuando llegas a tus cuarenta, yo clamo por esto cada día, ¡he encontrado redención!, Dios dice aquí que Job encontró redención, yo encontré redención, nosotros tenemos esta redención, y porque Jesús está en mi vida, voy a regresar a los días de mi juventud, y mi carne será más fresca, más tierna que la de un niño ¡amén! ¡yo amo eso!, y regresarás a los días de tu juventud ¡qué promesa en un lecho de muerte! tus huesos están ahí expuestos ya eres un hueso, ya no tienes apetito para comer, y ahí se te promete que vas a regresar a los días de tu juventud.

Voy a orar por todos ustedes en el nombre de Jesús porque ahora mismo el Espíritu Santo está cubriendo todo este lugar, como lo hizo en Génesis 1:1, el Espíritu de Dios está esperando por esas palabras de creación que sean habladas,  ahora mismo el Espíritu de Dios se está moviendo sobre la faz de las aguas, esperando esas palabras de creación, y yo voy hablar esas palabras, yo digo que ¡en el nombre de Jesús, tu carne será más tierna que la de un niño, y que regresarás a los días de tu juventud, en el nombre de Jesús! ¡Amén! eso está sucediendo ahora mismo, no te sorprendas de que vas a empezar sentirte bien, a dormir menos y tener más energía, amén, no te sorprendas, algo va a ocurrir en tu cuerpo, tu carne va a ser afectada porque tú has encontrado redención.

Job 33:26 Orará a Dios, y éste le amará [“se deleitará” dice en la KJ],
Y verá su faz con júbilo;
Y restaurará al hombre su justicia.

La única justicia que satisface a Dios es Su propia justicia que viene a través de Jesucristo. Dios tomó Sus ropas de justicia y Dios te dice: “¡para de tratar de ser justo por ti mismo!, aprende a recibir esto en humildad, aquí está mi ropa, vístela, úsala y vas a vestir este smoking, y con eso vas a atraer todo el favor y las bendiciones de Dios, los ángeles van a caminar contigo, van a rodearte, este smoking también va a repeler el mal, va a repeler cualquier virus, va a repeler cualquier poder de las tinieblas, va a repeler a los horribles demonios, ¡Amén! Nosotros estamos vistiendo esta ropa, di a tu vecino “yo tengo puesta mi ropa de justicia, ¿y tú?”

¿Sabes cómo termina la historia de Job después de que Eliú habló? ¡Dios habló!!!

Job 38:2¿Quién es ése que oscurece el consejo
Con palabras sin sabiduría?
4¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Házmelo saber, si tienes inteligencia.
5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes?
¿O quién extendió sobre ella cordel?
22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve,
O has visto los tesoros del granizo,
23 Que tengo reservados para el tiempo de angustia,
Para el día de la guerra y de la batalla?

Dios le dijo: ¿dónde estabas tú cuando hice las pléyades y el orión? ¿dónde estabas tú cuando yo cree la nieve para el día de la guerra y tribulación? ¡hay cosas tan asombrosas en todo lo que Dios dice aquí! En este libro, que es el más antiguo de la Biblia, encontramos hechos científicos como la condensación. Y Job finalmente dice:

Job 42:5 De oídas te había oído; [Mi relación contigo estaba basada en lo que yo había escuchado]
Mas ahora mis ojos te ven.
6 Por tanto me aborrezco,
Y me arrepiento en polvo y ceniza.

¿Qué justicia tengo yo?

7 Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

8 Ahora, pues, tomaos siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.

Porque Job los acepta, yo voy aceptarlos. Al final de la historia de Job, dice que Dios restauró las pérdidas que había tenido Job. ¿Quién le quitó todas las cosas que había perdido Job? Y Satanás, no quiere que escuches esto, él no quería que tu vinieras a este servicio hoy, pero lo hiciste, ¡aha! por eso tenías tanta lucha esta mañana, ¡pero gracias a Dios que no escuchaste esa voz!, tenías dolor de cabeza, o no podías despertarte. Les voy a decir algo, el diablo aborrece que escuches esto, ¡muy tarde! tú estás aquí: ¡Dios restauró las pérdidas de Job cuando él oro por sus amigos y Dios le dio el doble de lo que había perdido!

10 Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

El perdió sus hijos, pero Dios volvió a darle otros siete hijos, y tres hijas que le nacieron a Job, sus nombres eran Jemima, Cesia, y Keren-hapuc, y la Biblia dice que entre todas las mujeres de la tierra, no había mujeres más hermosas que las hijas de Job. Él tenía setenta años a esta altura:

16 Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.

Así que eso significa que murió de doscientos diez años, todos deberíamos morir a esa edad si Jesús no regresa antes ¡amén!

Si regresamos al capítulo 1 y 2, vas a encontrar el número exacto de lo que él tenía de sus ovejas, sus camellos, sus yuntas de bueyes, sus asnas. ¡Dios restaura! ¿me escuchan?

Ahora voy a responder la pregunta ¿cómo es que el diablo tiene acceso a Dios? Y como es que Dios podría prestar atención a las palabras del diablo. No, satanás no puede venir a Dios y tentar a Dios, él puede mentirle al hombre, pero no puede mentirle a Dios, él solamente pude hacer esto cuando él sabe que tiene un derecho legal, es cuando viene delante de Dios, ¿así qué cómo llega él a ese lugar? yo le pregunte esto al Señor hace muchos años, y un día el Señor me respondió, no me contesto de inmediato, pasaron años para que él me respondiera. Un día yo estaba en un auditorio, enfrente de mucha gente y ¡pum! Dios simplemente me habló, y me dijo “esa posición le perteneció a Adán. Cuando le di Adán autoridad sobre la tierra, venía con acceso a Mi trono, pero Adán declinó esa autoridad, le dio a satanás esa autoridad, le dio esa posición de ser el señor sobre la tierra, por eso satanás tenía el derecho de venir, porque el tomó el lugar de Adán”, ¿me están escuchando? cuando los hijos de Dios vinieron delante de Dios, que es lo que dice el capítulo uno, eso incluyó a satanás, no en la categoría de Jesucristo, el Unigénito de Dios,  pero vino en calidad de hijo, y nunca había escuchado a nadie que predicara acerca de esto.

Así que el diablo tiene el derecho de venir y ser un dolor para todos nosotros recordándole a Dios, que Dios es también Juez. Dios es un Dios misericordioso, si, es maravilloso que ninguno de nosotros estamos infectados con enfermedades horribles, es un milagro que en Singapur no mucha gente tenga accidentes, es por Su misericordia que no muchos aviones se estrellan, es Su provisión que nos permite ser alimentados en esta tierra. Vemos un montón de cosas negativas, pero también vemos en la tierra la misericordia de Dios por todos lados, aun con la gente que no conoce a Jesús. Les voy a decir una cosa, la misericordia de Dios es asombrosa, la gente se hace esta pregunta ¿porque la gente buena sufre?, y yo me pregunto también ¿por qué la gente mala disfruta? todo es por la misericordia de Dios, pero Dios no quiere dejar a las cosas ahí, simplemente en misericordia… no escucharon lo que dije… Jesús abrió los ojos de los ciegos basado en la misericordia, “Ten misericordia de mi hijo de David”, dijo el ciego, pero Dios actualmente no quiere que vivamos bajo Su misericordia, sino bajo la gracia, ¿entienden? En el Antiguo Testamento la razón porque los pecadores disfrutaban las cosas buenas y todo eso, es porque Dios es misericordioso con ellos, Dios es paciente con ellos, Dios quiere que se arrepientan de su propia justicia, así que Job estaba teniendo justicia propia, el más grande problema para el creyente hoy, es su justicia propia, su auto justicia ¡amén! ¿me están escudando gente? y la justicia propia de Job fue de tal forma que él veía a sus hijos pecar, y miren lo que dice el capítulo 1:

Job 1:5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Esto hacia Job continuamente, lo hacia todos los días, no lo hacía esporádicamente. Cada mañana él se levantaba con esta conciencia de pecado, él no habla de justicia propia pero aquí dice: “quizás mis hijos han pecado”, nunca dijo: quizás “yo he pecado” siempre alguien mas había pecado ¿comprenden lo que estoy tratando de decirles? él tenía miedo por sus hijos en otro capítulo dice:

Job 3:25 Porque el temor que me espantaba me ha venido,
Y me ha acontecido lo que yo temía.
26 No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado;
No obstante, me vino turbación.

La razón por la que les muestro todos estos versículos, es porque cuando alguien anda con esta auto justicia, es muy difícil decírselo, pero ¿saben cuál es la mejor manera de saber que tienen esta justicia propia?, por la conciencia de pecado, cuando algo malo ocurre, piensas “¿quién pecó? ¿quién pecó?” Si un neumático se poncha, volteas a ver a tu esposa y te preguntas ¿quién pecó?, no lo dices, pero lo piensas. Estar con una conciencia de pecado, nace de la auto justicia, muestra claramente que hay auto justicia. Todos los miedos nacen de la auto justicia, Job estaba temeroso de que sus hijos hubieran pecado contra Dios aun en sus corazones, y el ofrecía estas ofrendas todo el tiempo, y ese gran temor que tenía le ocurrió, todos los miedos irracionales están basados en la justicia propia [esto incluye a la condenación], porque les voy a decir algo, si no tienen esperanza en ustedes mismos, y tienen su esperanza completamente en Cristo como su nuevo “yo”, si no tienen esperanza en su justicia propia, sino que toda su confianza está puesta en la justicia de Cristo, no habrá nada en ustedes sino descanso, porque la verdadera justicia atrae, es seguridad, pero si confías en tu propia justicia no te sorprendas que tu corazón este moviéndose en miedo, no está establecido. ¿Me siguen?

Así que, gracias a Dios que le restauró a Job todo al final. ¿Cuál fue el problema de Job? No fue su pecado, sino su justicia propia. La justicia propia es uno de los más grandes problemas que le da a satanás el derecho legar de robar en una vida.

Traducción: Claudia Juárez Garbalena
Mi inmensa gratitud a Élida Scarano por su ayuda en la transcripción de este documento.